Unos amigos de 17, 16 y 13 años de edad que jugaban a los “sicarios”, asesinaron a una madre y a su hija de apenas 14 años de edad el pasado 3 de mayo en la delegación Iztapalapa.

Para cometer el doble asesinato, los menores de edad planearon con anticipación el crimen, por lo que dibujaron los planos de la vivienda y esperaron el momento justo en que ambas mujeres estuvieran solas para asesinarlas con instrumentos punzopenetrantes que encontraron en la cocina; hasta el momento se desconoce qué motivo a los menores de edad a cometer este crimen.
La Procuraduría capitalina informó que el padre y esposo de las víctimas fue quien descubrió los cuerpos y solicitó apoyo de la policía.

Maquetas-juguetes
Al llegar al domicilio, ubicado en la calle de Diego Rivera, esquina Ramos Millán, colonia San Miguel Teotongo, Sección La Joya, los elementos preventivos hallaron a las víctimas, de 39 y 14 años de edad, en el suelo de la cocina inconscientes y con manchas hemáticas, por lo que solicitaron una ambulancia.
Al arribar los paramédicos encontraron a la madre sin vida, la cual presentaba cortaduras en el cuerpo; mientras que la menor, quien también tenía lesiones, aún presentaba signos vitales, por lo que fue trasladada al hospital público, donde falleció.
Un testigo de los hechos aseguró haber visto a uno de los involucrados con manchas rojas en el cabello, cara y en las mangas de la playera, y que tras cuestionarlo, éste refirió que estaban estudiando junto con sus compañeros y que se habían salpicado de pintura.

Redacción El Universal