Para la segunda etapa se eligieron un total de 80 proyectos, los mejores 20 de cada una de las cuatro categorías: 15 de nivel superior, es decir, de facultades, centros universitarios y unidades académicas profesionales, y cinco de los planteles de las Escuela Preparatoria por cada una de ellas.

 

La décimo cuarta edición del Concurso del Universitario Emprendedor de la Universidad Autónoma del Estado de México, que por primera ocasión se desarrolla de forma virtual, convocó la participación de un total de 333 proyectos -73 en la Categoría Innovación Tecnológica, 116 en Proyectos Verdes, 81 en Proyecto Social y 63 en Tecnología Básica/Intermedia-, autoría de mil tres estudiantes, asesorados por 204 profesores de 40 organismos académicos y examinados por 133 jurados.

Para la segunda etapa se eligieron un total de 80 proyectos, los mejores 20 de cada categoría: 15 de nivel superior, es decir, de facultades, centros universitarios y unidades académicas profesionales, y cinco de los planteles de las Escuela Preparatoria por cada una de ellas.

A diferencia de otras ediciones, ahora se optó por el uso de las tecnologías de la información y comunicación, lo cual permitió a los participantes registrar sus propuestas de negocios en la página http://www.concursoemprendedoruaemex.com/.

Los 80 participantes en la segunda etapa tendrán hasta el 13 de mayo para completar su registro y subir su video con las recomendaciones del jurado, lo que permitirá a los evaluadores calificar qué tan pertinente es su proyecto, cuál es su propósito y si está enfocado a resolver necesidades concretas.

Además, el 19 y 20 de mayo se podrán visitar en la dirección arriba citada los trabajos finalistas; también se contará con un programa de conferencias virtuales en el que participarán destacados ponentes en el ámbito emprendedor. En tanto, los tres trabajos ganadores de cada categoría serán dados a conocer después del 20 de mayo.

Cabe resaltar la importancia de que los proyectos que la comunidad estudiantil tiene en mente sean acompañados por la universidad, con la finalidad de consolidarlos a través de las incubadoras de empresas y lograr que sucedan.