Aquellos padres que golpeen, aunque sea de manera leve, o amenacen a sus hijos, perderán la patria potestad de sus hijos en caso de que la otra parte interponga un juicio en su contra.

La resolución aprobada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se basa en el interés superior del menor, marcando un precedente para que baste una amenaza o nalgada y pierdan la custodia del o los menores en cuestión.

Con esta nueva disposición, se declara inconstitucional una ley en Guanajuato que señala que el maltrato será considerado sólo cuando se ponga en riesgo la salud, seguridad o moralidad de los menores.

Asimismo, la SCJN trabaja para facilitar la intervención de niños en los juicios atendiendo a su vulnerabilidad pues muchos menores inmersos en procesos judiciales ven roto su entorno y estabilidad emocional.

Redacción Hoy Estado