Pese a quedar grabado el asesinato de Ángelo Emmanuel, joven estudiante de arquitectura de 21 años que fue baleado en 2014 a las afueras de un bar en el centro de Metepec, magistrados de la Segunda Sala Colegiada Penal de Toluca determinaron dejar en libertad a los dos homicidas del joven tras un proceso de apelación.

Vicente Fierro Restrepo y Rodrigo Corbal Ruíz, asesinos confesos de Ángelo, habían sido condenados a 55 años de prisión por el asesinato del estudiante al considerar que nunca hubo premeditación para cometer el delito.

Con la apelación, los magistrados reclasificaron la conducta y eliminaron la premeditación, al considerar que los señalados como responsables de asesinar al joven estudiante no tuvieron tiempo para reflexionar y planear detalladamente la ejecución del delito, pese a que ese 31 de diciembre persiguieron por varias calles a su víctima.

“Sentimos impotencia, aparte del dolor que nos hicieron pasar, están jugando con nuestra dignidad, están violando nuestros derechos como padres, sólo en el Estado de México pasa esto, es evidente que los magistrados se vendieron”, acusó don Miguel, padre de Ángelo.

El padre del joven expresó que en el mes de marzo del presente año, después de luchar contra irregularidades y el desecho de pruebas como el video en que se revela el momento en que es asesinado su hijo, se había podido lograr que los responsables recibieran una sentencia de 55 años de prisión, sin embargo, un mes después, tras una apelación del defensor de Fierro y Corbal, ambos han sido absueltos de todo delito y el caso de Ángelo ha quedado sin justicia.

Desde el 31 de diciembre de 2014 en que fue asesinado Ángelo, su familia ha enfrentado todo tipo de irregularidades para lograrle justicia al joven, quien falleció luego de ser atacado a balazos tras sostener una riña en un bar y ser perseguido hasta la calle donde quedó tirado a bordo de un taxi al que solicitó ayuda para huir de sus agresores.

Sin perder tiempo, sus padres comenzaron a reunir las pruebas, entre ellas un video del centro de monitoreo de la policía de Metepec, en la que se observa cómo es asesinado, sin embargo, dicha prueba al igual que otras más, fue desechada por el juez pese a que los propios agresores se declararon como culpables.

Don Miguel y su esposa, pese a la decisión de los magistrados, aseguran que continuarán en la búsqueda de justicia y acudirán a instancias federales para revertir la decisión del sistema de justicia estatal, pues lo único que desean es que los responsables de matar a su hijo sean juzgados y paguen por lo que hicieron.

Con una fotografía de su hijo en brazos, el padre y la madre de Ángelo piden que su caso se ventile y llegue a oídos de las autoridades y otros padres que quizás estén pasando lo mismo que ellos.(C)

Redacción El Sol de Toluca 

Advertisements