Un helicóptero que transportaba a trabajadores de la petrolera Statoil desde una plataforma marítima en el Mar Negro se estrelló ayer en una isla al oeste de Noruega, matando a sus 13 ocupantes, dijeron socorristas.

El Airbus EC-225 se destrozó al estrellarse antes del mediodía contra los arrecifes de la costa de Turoey, una islita frente a Bergen, la segunda mayor ciudad de Noruega.

“No creemos que se pueda a hallar a nadie con vida”, dijo Boerge Galta, del Centro Conjunto de Coordinación de Rescates. La operación fue suspendida a las 5 pm tras el hallazgo de 11 cadáveres en tierra, pero buzos seguían buscando los otros dos cuerpos.

Once noruegos, un británico y un italiano estaban a bordo del helicóptero, que se desplomó por razones aún desconocidas, dijo Jon Sjursoe, del centro de rescate. El fuselaje de la aeronave fue hallado en el agua junto a la isla, mientras que la hélice fue hallada en tierra.

“Desafortunadamente, no hay indicios de sobrevivientes”, dijo la primera ministra Erna Solberg en una conferencia de prensa. “Los 13 estaban en una misión para nosotros”, dijo el vicepresidente de Statoil, Arne Sigve Nylund, en una conferencia de prensa.

El helicóptero se dirigía del yacimiento de petróleo Gullfaks B, en el Mar del Norte, a Bergen, a unos 120 kilómetros (74 millas) de Noruega continental.

Advertisements