Al menos 24 personas murieron hoy en un ataque con un vehículo bomba reivindicado por el Estado Islámico (EI) en la capital de Irak, Bagdad

La bomba estalló cerca de un mercado, en el barrio de Nahrawan, en el sureste de Bagdad. Según la policía, resultaron heridas 33 personas, entre ellas tres miembros de personal de seguridad.

La explosión tuvo lugar en una carretera utilizada por chiítas para dirigirse en su peregrinación anual al santuario del imam Al Khadim, en el norte de Bagdad.

La policía informó de que todos los fallecidos son civiles pero no puedo confirmar si entre las víctimas hay peregrinos.

La milicia sunita Estado Islámico reivindicó el ataque en un comunicado que circulaba entre sus seguidores en las redes sociales y que no pudo ser verificado de forma independiente.

Los yihadistas afirmaron que el atentado se llevó a cabo con un camión que contenía tres toneladas de explosivos. Un atacante suicida introdujo el vehículo en medio de un grupo de peregrinos chiitas, añade el texto.

El EI, que considera herejes a los chiitas, ha lanzado ataques contra comunidades de esa rama del islam tanto en Irak como en otros lugares.

Este nuevo ataque se produce en un momento político complicado en Irak, entre las dificultades del primer ministro, Haider al Abadi, para formar un nuevo Gobierno de tecnócratas independientes. En las últimas semanas varios grupos políticos han bloqueado sus intentos.

Con la reforma del Gobierno, Al Abadi quiere luchar contra un sistema corrupto, basado en parte en el reparto de poder entre sunitas, chiitas y kurdos.

Al Abadi ha advertido que la actual crisis política puede menoscabar la lucha contra el Estado Islámico, que controla parte del territorio sunita de Irak.

Advertisements

¿Qué te parece?