A nueve años de crearse el programa “Apadrina a un Niño Indígena” los diputados del Congreso mexiquense se sumaron a este esquema de asistencia social, aunque sólo fueron 41 de los 75 congresistas los que aceptaron este compromiso y para cumplir su encomienda tomarán recursos públicos del Programa de Apoyo a la Comunidad (PAC), por medio del cual pretenden llevar varilla, cemento y materiales de construcción a sus nuevos ahijados.

Además, destinarán 400 pesos de su bolsa -cuyo salario oscila en los 75 Mil pesos al mes- para atender las necesidades alimentarias y escolares de los niños que hayan apadrinado.

Actualmente los legisladores mexiquenses tienen acceso a 2.5 millones de pesos al año en el PAC, siendo programa único en su tipo a nivel nacional que sirve para repartir materiales de construcción en sus respectivos distritos y ahora también para sus ahijados indígenas

“Les pido a los diputados que podamos comprometernos con nuestros ahijados y ahijadas de ir a sus casas, a sus comunidades, y que de este programa que se convierte en cemento, en varilla, en juegos infantiles, en láminas, etc., que podamos ayudarles en sus casas”, refirió Juvenal Cruz Roa, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Legislatura estatal.

Para enmarcar su ingreso como padrinos los diputados regalaron una bicicleta a cada uno de sus ahijados, pero no aclararon si las compraron de su bolsa o del erario público.

Fotos e Información Juan Gabriel González Cruz Facebook 

Advertisements

¿Qué te parece?