Ciudad de México. Fernando Ulises Cárdenas Uribe, director general de Litigación de la Procuraduría General de Justicia del estado de México (PGJEM), reconoció ante fiscales mexiquenses, durante una reunión privada, que la práctica de mantener en prisión a personas inocentes es algo normal que “se ha dado toda la vida”, porque para la dependencia estatal son más importantes las estadísticas y que éstas reflejen resultados positivos en el actuar de la autoridad, que el esclarecimiento de los hechos delictivos.

En un video de 11 minutos difundido este lunes en Youtube, se muestra la plática privada que tuvo el funcionario con miembros de su equipo de trabajo.

En un momento de la charla con los fiscales mexiquenses a los que Cárdenas está regañando por la caída en los índices de efectividad en los juicios, se escucha decir al director de Litigación que la PGJEM inventa delitos para simular la eficacia en la labor de los agentes del Ministerio Público.

“Todo lo que me dijeron (para justificar el haber perdido los casos ante los juzgados) son pretextos. ‘Es que los delitos son inventados’. Yo no digo que no hay delitos inventados, eso es de toda la vida (…)

“En 2009 que entró el sistema (penal acusatorio en el estado de México), en 2010, en 2011, en 2012, en 2013, en 2014, en 2015 es algo que ha ocurrido, y si les saco cuentas de 2010, 11 y 12, la efectividad (de los fiscales) era más alta (que ahora); pero desde 2014, cada año vamos en desplome (de efectividad), es un desplome impresionante (…) y entonces a males graves soluciones graves”, según lo dicho porFernando Cárdenas en el video.

El funcionario mexiquense que ahora fue exhibido por el canal de internet ha estado muy pendiente del desarrollo del juicio contra José Humbertus Pérez Espinoza, presidente de la asociación civil Frente Mexiquense en Defensa de una Vivienda Digna, quien está preso en el penal de Chiconautla desde el pasado 4 de noviembre por diversas acusaciones de robo a casa habitación con el uso de arma.

Cárdenas ha sido quien ha encabezado las diligencias por parte de la fiscalía mexiquense en las audiencias judiciales del caso Humbertus que se han efectuado ante juzgadores del Poder Judicial del estado de México.

El pasado viernes se efectuó la diligencia más reciente. Ese día Cárdenas llegó a las instalaciones de la sala seis de juicios orales del penal de Chiconautla acompañado de seis agentes del Ministerio Público de Ecatepec, de cuatro fiscales. Todos ellos iban custodiados por seis agentes de la Policía Ministerial y por cuatro integrantes del Grupo Antimotines del gobierno del estado de México.

Después de una duro debate entre los abogados defensores del líder del Frente Mexiquense y los fiscales acusadores, tres magistrados de la Sala Penal local revocaron un auto de libertad y decretaron auto de vinculación a proceso contra Pérez Espinoza, quien ahora enfrenta en prisión dos procesos por supuestos robos a casa habitación presuntamente ocurridos el 5 de octubre del 2015 en dos casas del fraccionamiento Urbi Quintas de Tecamac.

Apenas el 15 de enero pasado otra sala de apelaciones del Tribunal Superior de Justicia del estado de México había ordenado la inmediata libertad de José Humbertus Pérez Espinoza. La sala consideró que una de las acusaciones por robo a una de las tres casas habitación a las que supuestamente entró a robar el activista mediante el uso de un arma de fuego es inconsistente e insostenible, pues estuvo basada sólo en dichos, mas no en pruebas documentales fehacientes.

Sin embargo, Pérez Espinoza aún no pudo entonces dejar la cárcel de Chiconautla

–ubicada en el municipio mexiquense de Tecámac– debido a que aún enfrentaba uno de los tres cargos por robo.

En total se le han imputado tres robos a casa habitación cometidos presuntamente el mismo 5 de octubre de 2015 entre las 11:00 y las 12:30 horas.

El dirigente del frente mexiquense y académico del Instituto Politécnico Nacional (IPN) permanece preso desde el pasado 4 de noviembre, luego de haber sido detenido en cumplimiento a dos órdenes de aprehensión por supuestos robos.

El propio activista ha sostenido –mediante varios comunicados de prensa firmados desde el interior del penal de Chiconautla– que él y su familia son víctimas de una campaña de hostigamiento y acusaciones falsas orquestada por autoridades mexiquenses, con el propósito de que la agrupación que encabeza se desista de la lucha legal que mantiene en tribunales contra los constructores de vivienda más importantes del país.

El FMDVD ha ganado varios amparos y litigios a dueños de empresas inmobiliarias y vivienderas, entre ellas Urbi, Vinte, Geo y Sadasi, por diversos fraudes que la agrupación civil ha documentado en tribunales, entre ellos la venta de casas construidas con materiales de mala calidad y a un sobreprecio de hasta 40 por ciento.

Los tres delitos de robo que se le imputan a Pérez Espinoza no superan en cuantía los 10 mil pesos.

Fuente la Jornada

Advertisements