¿Alguna vez has encontrado dificultades para conseguir un buen descanso en un ambiente extraño como una habitación de hotel o una casa nueva? Bueno, no eres el único. Se le conoce como el “efecto de la primera noche”.

 

¿Cómo podemos evitar tal efecto? Según un estudio, dormimos mal en entornos desconocidos como una especie de mecanismo de defensa. Ya que estamos en reposo o intentamos estar, un hemisferio del cerebro permanece despierto más de lo que lo haría normalmente, esto es como si estuviéramos durmiendo con un ojo abierto, para evitar peligros potenciales.

 

Si no sabemos si una habitación es segura para dormir, entonces estaremos en defensa de modo que podamos detectar algo inusual,” explicó Masako Tamaki en The Guardian.

 

A nuestro leal saber y entender, la actividad de ondas lentas asimétrica regional está asociada con el efecto de primera noche “, aseguraron los investigadores en la revista Current Biology.

 

El equipo reconoce que todavía hay más por descubrir acerca de la magnitud del efecto de la primera noche, después de todo, esto solo fue un pequeño estudio, donde se monitoreo sólo la primera etapa del sueño.

 

Al menos ahora sabemos por qué nos sentimos con mal humor después de una mala noche en un nuevo lugar.

Fuente: Muy interesante

Advertisements