El aspirante a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, desfalcó a 200 inversionistas con la presunta construcción de un conjunto de condominios en Rosarito, Baja California, hace 10 años

CIUDAD DE MÉXICO, México, abr. 19, 2016.- Hace 10 años Donald Trump encabezó un proyecto para construir tres torres de súper lujo cerca de Rosarito, Baja California, a menos de una hora de distancia de San Diego, California. El conjunto se llamaba “Trump Ocean Resort”.

 

En territorio mexicano, en un lugar que así describía el propio Donald Trump en el video de presentación:

 

“Una de las cosas que más amo de este proyecto es que está en Baja, México, Baja es uno de los lugares más calientes, Baja es lo que eran Cabo hace 10 años y tu sabes lo que pasó con Cabo”.

 

Así se expresaba Donald Trump y también su hija Ivanka, al presentar Trump Ocean Resort, decían que Baja California sería el nuevo desarrollo tipo Los Cabos:

 

“Estoy muy orgulloso de que cuando construyo, hay inversionistas que me siguen, invierten en mí, invierten en lo que creo, por eso estoy tan emocionado acerca de Trump Ocean Resort, y esto va a ser muy, muy especial”.

 

Y fue tan especial, que de las torres Trump en Baja California que contarían con 500 unidades o condominios, sólo quedó un enorme agujero donde serían los cimientos.

 

Gustavo Torres, de la Asociación de Profesionales Inmobiliarios y defraudado por Donald Trump, explicó que “es una decepción muy grande, porque fue la confianza que nos dio el señor Trump, de estar aquí, luego el efecto secundario de que se haya ido, y que haya dejado todo tirado aquí en Baja California”.

 

Todo empezó en el 2006 cuando la compañía del magnate colocó un anuncio espectacular con la imagen de Donald Trump, en el sitio de construcción, la carretera escénica Tijuana-Ensenada.

 

Gustavo Torres dijo que “el hecho de que haya venido Donald Trump a invertir era algo que nos iba a poner más en el mapa todavía”.

 

Los departamentos de Trump Ocean Resort se ofrecieron a precios récord en Baja California, con todos los servicios y amenidades de un hotel.

 

“Estás desarrollando un resort de clase mundial, acorde con la compañía Trump, yo personalmente estoy muy emocionada acerca de eso, de hecho, escogí comprar una unidad en la primera torre”, explicó Ivanka Trump en un video promocional.

 

Gustavo Torres, señaló que “viene Ivanka Trump, se promueve bastante, se hace mucha promoción”.

 

Francisco Villegas, miembro de convenciones y turismo de Tijuana, Baja California, señaló que “ellos se anunciaron muy bien, por Internet, manejaron muy bien, tuvieron un módulo, en un día vendieron la Torre y hablamos de condominios de 350 mil dólares hasta los 900 mil dólares, estafaron a toda la gente”.

 

Pero nada se construyó en las siete hectáreas de Punta Bandera. Las Torres Trump en territorio mexicano se quedaron sólo en sofisticados proyectos arquitectónicos y animaciones.

 

Alejandro Pacheco, promotor cultural de Tijuana, indicó que “con qué calidad moral viene, monta un espectáculo, lo único que hizo fue poner un letrero, aquí se va a construir la Torre Trump, hubo muchos tijuanenses que fueron defraudados, miles de dólares”.

 

El empresario inmobiliario Gustavo Torres y sus hermanos dieron un depósito de 37 mil dólares, el equivalente a unos 500 mil pesos del 2006, para un condominio.

 

Gustavo Torres dijo que “si no hubiera puesto Donald Trump su nombre, el 80% no hubiéramos comprado en ese desarrollo, porque hay muchos desarrollos más con precios más accesibles, de la misma calidad”.

 

Cerca de 200 inversionistas fueron defraudados, la mayoría, de California, Las Vegas y Arizona. Eran personas que deseaban retirarse o invertir en el paraíso del Pacífico mexicano. También había compradores de Canadá, Argentina, Irlanda, Corea, Japón, Australia, Nueva Zelanda, la India y un grupo de 5 mexicanos, afirma Gustavo Torres.

 

Gustavo Torres relató que “eran tres Torres de condominios y parte era condohotel, era combinación, estos condominios iban a venderse cuatro o cinco veces más caro, que el promedio de venta de Rosarito de 800 mil dólares, cada condominio en promedio”.

 

Pero la burbuja de las torres Trump Baja se reventó.

 

La crisis económica e hipotecaria del 2007 ocasionó que el Banco financiador de origen alemán en los Estados Unidos se retirará.

 

Francisco Villegas, presidente del Comité de turismo y convenciones de Tijuana, explicó que “dieron el dinero, perdieron el dinero, porque los robaron y perdieron su propiedad porque vino el desenlace de los bienes raíces en los EU, donde la mayoría perdió sus casas, me incluyo”.

 

Cuando los defraudados iniciaron sus demandas, se enteraron de que Donald Trump no era el propietario de las Torres de Baja, sino que él rentaba su nombre en 4 millones de dólares y estaba en sociedad con la constructora Irongate Capital Partners.

 

Según diversos reportes periodísticos, la organización Trump llegó a reunir 40 millones de dólares para esta obra que no se realizó.

 

Otro de los afectados, Gregory Starn, directivo de hoteles en Cancún, subió vídeos a la red para denunciar la estafa en la que perdió su patrimonio, arriba de 77 mil dólares:

 

“Este mensaje es para Donald Trump; usted es alguien en quien yo pensé que yo podía confiar; en conclusión: yo confié en usted, usted le falló a mi familia y a mí”.

 

En una entrevista del 2009, Ivanka Trump, aseguró que ella y su familia no utilizaron ni un dólar del fracasado proyecto en Baja California y que la falta de crédito causó la cancelación:

 

“Nunca fuimos los desarrolladores de este proyecto para dejarlo claro, nunca tomamos el depósito de nadie, nunca tuvimos acceso a las cuentas; nosotros diseñamos el producto, nosotros diseñamos un bello edificio, pero el socio desarrollador no pudo reunir el dinero para construirlo”.

 

La preventa de las Trump Ocean Resort se lanzó en San Diego, California y en un sólo día, según la agencia “Prensa Asociada” se vendieron 178 condominios.

 

Gustavo Torres dijo que “los abogados de aquí comentaban que no se podía hacer nada porque no encontraban a Irongate aquí en México y tampoco a Trump, entonces se recomendó que se fuera a EU; pusieron la demanda en EU y se logró conseguir 20 de los 35 millones de dólares”.

 

En noviembre del 2013 una corte de EU resolvió el caso a favor de los defraudados y ordenó el pago de un monto que no se reveló.

 

La Procuraduría de Justicia de Baja California asegura que nunca recibió denuncias por la cancelación del conjunto Trump Ocean Resort.

 

Gustavo Torres comentó que “en el caso de nosotros no demandamos, no recuperamos ni un centavo, porque no reunimos dinero para los abogados, para la demanda”.

 

La presencia de Donald Trump en Baja California alteró el mercado inmobiliario en la región.

 

Los precios de los terrenos frente al mar subieron de 100 a 500 dólares el metro cuadrado. Pero después cayeron.

 

Francisco Villegas indicó que “la verdad es que Donald Trump le está haciendo mucho daño a México, el en su proyecto trae el hacer un muro, en la frontera, mientras nosotros estamos creando puentes para cruzar, que es lo que hay que hacer”.

 

Ahora Baja California ha recuperado el turismo y las inversiones, con 15 millones de visitantes en el 2015.

 

Los terrenos de Punta Bandera al parecer no tienen ningún problema legal, por lo que podrán venderse a nuevos inversionistas.


Noticieros televisa 

 

Advertisements