Según declaró Guadalupe Sobrevilla, madre de la menor, su hija Johana Lizbeth Cazales Sobrevilla  y Diana Jocelyn Reyes Estrada, de 15 y 16 años de edad respectivamente, fueron subidas la tarde del 14 de abril, a un automóvil blanco habilitado como taxi.

Johana Lizbeth, relató su madre, se encontraba junto a ella en el módulo de ventas de Sky que tienen en la colonia conocida como Caracoles, y  había ido a entregar un envase de refresco a la tienda.

Luego de varios minutos, la ausencia de la menor le hizo pensar a Guadalupe que se encontraba en el local de videojuegos ubicado sobre la calle Cerro de las Cruces, esquina con El Tejocote,  en compañía de Jocelyn ya que acostumbraban  a quedarse y bailar en una de las máquinas del local.

El tiempo transcurrió, y cuando Guadalupe fue a buscar a su hija, ya no la encontró, personas que conocían a las jovencitas, le informaron que ambas habían sido subidas en un coche blanco habilitado como taxi, del que no dieron mayores características.

Johana Lizbeth actualmente cursa la secundaria abierta, y acompañaba a su mamá a trabajar a su local, a pesar de tener varios años de conocer a Jocelyn, tenía poco tiempo de haber entablado una relación de amistad.

La madre de Johana manifestó que en su casa no había indicios de que su hija quisiera abandonar su hogar, según el portal “A fondo”, además de tener una comunicación muy abierta, no se llevó absolutamente nada de su recamara, ni sus objetos más preciados y personales.

Aunque su  domicilio es en la colonia Ciudad Azteca, en Ecatepec, Guadalupe se trasladó a las instalaciones de la Procuraduría  General de Justicia del Estado de México (PGJEM) en Tlalnepantla, donde se dio el hecho que quedó registrado con el número de Noticia Criminal 483470033316 por desaparición de persona.