La cantidad de personas que fallecieron tras el terremoto ha alcanzado las 350, afirma el ministro de Seguridad de Ecuador.

QUITO. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, informó ayer que de momento, iban 272 los muertos y 2 mil 68 los heridos por el terremoto de magnitud 7.8 que asoló el sábado la zona norte de la costa de su país, aunque añadió que hay muchos cadáveres entre los escombros.

 
Temo que esa cifra aumentará porque seguimos removiendo escombros”, dijo Correa en Portoviejo, provincia de Manabí, en sus primeras declaraciones en el país, pues el domnigo regresó de Europa, donde participó en un foro académico organizado por el Vaticano.
El mandatario ecuatoriano ya ha recorrido varias zonas afectadas por el terremoto como las ciudades de Manta, Portoviejo y Tarqui, donde habló y escuchó a la gente afectada.

 
El gobernante consideró que la tragedia es muy grande y dijo que hay todavía muchísimos cadáveres entre los escombros, pero aseguró que el país sabrá salir adelante.
El espíritu ecuatoriano sabrá salir adelante, sabrá superar estos momentos extremadamente difíciles”, declaro Correa.

 
También señaló que 10 mil miembros de las Fuerzas Armadas y 4 mil policías están desplegados por las zonas más afectadas y los hospitales están funcionando correctamente para dar asistencia a los heridos.
El presidente ecuatoriano indicó que se trata de la mayor tragedia de los últimos 67 años, desde el terremoto de Ambato del 5 de agosto de 1949.

 
Según dijo, los equipos y protocolos están funcionando adecuadamente bajo la coordinación de la Secretaria Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR).
El mandatario, quien envió un mensaje de “infinito amor” y un “abrazo solidario” a quienes han perdido a seres queridos, expresó su gratitud a los bomberos, soldados, policías y funcionarios que se han movilizado ante la catástrofe.
También agradeció los mensajes de solidaridad de Gobiernos de la “Patria Grande” latinoamericana y dijo que, además de la llamada del presidente del Gobierno en funciones de España, Mariano Rajoy; la presidenta de Brasil, Dilma Roussef; el de Argentina, Mauricio Macri; y el colombiano Juan Manuel Santos le han expresado su respaldo ante la situación que vive su país.
Muchas gracias a la Patria Grande, al mundo entero por la solidaridad”, manifestó el gobernante.
jrr

Advertisements