El titular de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, al dar un mensaje a las tropas mexicanas, dijo que desde este campo militar, y en relación a los reprobables actos a los que me he referido y que hoy nos congregan, en nombre de todos los que integramos esta gran institución nacional, ofrezco una sentida disculpa a toda la sociedad agraviada.
El secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, aseguró que ningún soldado tiene que atentar contra la seguridad y violencia de los derechos humanos de los mexicanos por casos de tortura.
Ello en referencia a que en esta semana circuló un video en redes sociales, en el que se muestra a elementos de la Policía Federal y el Ejército torturando a una joven que días después fue identificada como Elvira Santibáñez Margarito, en el estado de Guerrero.
Al dar un mensaje a las tropas del Ejército Mexicano, el funcionario federal resaltó “ningún soldado en nuestro país puede consentir en nuestras filas a quienes atenten contra la vida, la dignidad, la seguridad, la integridad y el patrimonio de las mexicanas y los mexicanos”.
Señaló que se actuó sin dilación, con prontitud y contundencia a partir de conocerse el hecho, llevando a los tribunales militares a los implicados para que responden por los delitos del orden militar.
Precisó que en cumplimiento a las determinaciones judiciales y legislativas se dio intervención al Ministerio Público de la Federación por lo que respecta a los delitos cometidos contra civiles.
Dijo que se tienen la obligación de denunciar actos desleales contrarios a la ley y la disciplina militar.
“Tenemos la ineludible obligación de denunciar actos desleales, contrarios a la ley y a la disciplina militar, que quede claro, no debemos, ni podemos enfrentar la ilegalidad con más ilegalidad, la delincuencia se contiene con la ley en la mano, con ley en la mano de todos, de todos los que tenemos esta alta responsabilidad”.
Por ello, el Secretario de la Defensa Nacional, exhortó a que no se permitan esos hechos, “estas decisiones individuales, irracionales y equivocadas que nos indignan como personas, como ciudadanos y como soldados, que nos denigran ante los demás como institución destinada a la protección de nuestra soberanía, integridad territorial e independencia”.
Dijo que para la sociedad nacional, hoy las fuerzas armadas son instituciones significativamente confiables; para mantener el prestigio, se debe de continuar cumpliendo con el deber responsablemente en todas y cada una de las acciones para beneficio de los mexicanos, acciones destinadas a servir a la sociedad de la que se proviene, y a la que se deben.
“Por ello, desde este campo militar, y en relación a los reprobables actos a los que me he referido y que hoy nos congregan, en nombre de todos los que integramos esta gran institución nacional, ofrezco una sentida disculpa a toda la sociedad agraviada, por este inadmisible evento, ratifico, mi invitación respetuosa a la ciudadanía, para denunciar ante la autoridad competente, cualquier acto contrario al cumplimiento de la ley y al respeto de los derechos fundamentales”.
Asimismo se dirigió a los soldados mexicanos, a quien les señaló que deben de sentirse orgullosos de lo que son, de lo que representan y de lo que hacen en beneficio de los conciudadanos.
Además recoció el esfuerzo aportado por alrededor de 50 mil compañeros, todos los días, en todo el país, hasta los rincones más apartado, en las sierras, costas, en área urbanas, y rurales altamente conflictivas.
También lamentó la pérdida de vidas de jóvenes militares mexicanos, con sueños y aspiraciones que fueron truncados, así como de otros lesionados en cumplimiento de su deben y los que han quedado incapacitados; pero sobre todo de sus familias, destruidas moralmente, “también ellas, son víctimas de la delincuencia, la lejanía permanente de sus seres queridos, y otras acciones y realidades que los soldados viven, hacen imprescindible para quienes tenemos el honor y alta responsabilidad de dirigirlos, de expresarles el enorme orgullo que sentimos por su esfuerzo y compromiso”.
Recalcó que la conducta de los militares debe de ser intachable, no sólo porque así lo ha instruido el comandante supremo, el Presidente de México, sino porque es una obligación ética y moral que se debe de cumplir a cabalidad.
Señaló que no se deben de emitir, ni cumplir órdenes contrarias a la disciplina militar. “Desde el cabo, hasta el general, les reitero la orden de actuar en todos los niveles, con exactitud e inteligencia, con decisión y con prudencia, siempre apegados a la ley, así como promover, respetar, proteger y garantizar los derechos de las personas”.
Por último, Indicó que los hechos aislados, no minen la moral y el ímpetu con el que han venido cumpliendo a los mexicanos.

Fuente: Radio Formula