Cerca de mediodía, en Rosarito, Baja California, un par de menores de edad perdieron la vida luego de caer de un peñasco y ser arrastradas por el mar mientras intentaban tomarse una foto, informaron autoridades.

Eran cerca de las 12:00 h cuando la familia de Arandari Paola García, de 12 años de edad, fue enterada que sobre las rocas yacía un cuerpo sin vida y otro flotaba en el mar. Se le reportó a la familia que se trataba de su hija y una vecina, identificada como Mariana ‘N’, de 17 años, quien había decidido acompañarlas a acampar en la playa localizada sobre el kilómetro 53.5 de la carretera libre Tijuana-Ensenada, a la altura del poblado Venustiano Carranza, en la delegación Primo Tapia de Rosarito.

De acuerdo con información, la familia, que procedía de la Mesa de Otay, en Tijuana, se encontraba acampando en la solitaria playa, cuando las jóvenes bajaron hacia la zona rocosa de la playa, ya que en el lugar se encontraron pertenencias como tenis y bolsas de mano propiedad de las mujeres que perdieron la vida.

Una de las menores presentaba lesiones por golpe en la cabeza y su cuerpo fue localizado cerca de una de las cuevas del lugar, a donde resultó complicado de acceder para elementos del cuerpo de bomberos y paramédicos locales, los cuales tuvieron que hacer uso de cuerdas para sacar el cuerpo.

La otra menor fue rescatada del mar con ayuda de salvavidas, así lo informaron elementos de la Policía Municipal, quienes también indicaron que al parecer habrían transcurrido cerca de 40 minutos desde que las jóvenes se acercaron del sitio donde acampaban y se encontraron muertas.

 

Fueron a tomarse selfies

Las menores avisaron que irían cerca del mar a tomarse fotografías de su visita al lugar, algo que los padres de Arandari autorizaron.

Elementos salvavidas de Rosarito dieron a conocer que el risco en esta playa tiene una pendiente cercana a los 15 metros, pero que el lado donde presumiblemente estuvieron las jóvenes, no rebasaba los 3 metros.

Además, informaron que recientemente se habían colocado en la playa letreros de advertencia en el sitio donde se señalaba que era una playa insegura y no apta para nadar.

El paramédico de la Cruz Roja, Carlos Mendoza, señaló que los rescates en zonas rocosas son frecuentes, y aunque no siempre terminan en tragedia, el riesgo es grande para quienes deciden pernoctar o visitar estos sitios de playa.

Con información de Frontera.info

Advertisements