Para nadie de nosotros es ajeno que se necesitan mujeres en posiciones de liderazgo, ya sea en el ámbito público como en el privado, incluso hay quienes piensan que el problema ya se resolvió, pero los datos que a continuación te voy a compartir nos dicen lo contrario: 
 

El estudio se llevó a cabo a manera de investigación cualitativa por medio de 222 entrevistas a profundidad con líderes a nivel mundial, siendo 72 de ellas miembros de Manpowergroup (empresa líder global de capital humano) y otras 150 con representantes de empresas con más de medio millón de empleados en 25 países.

 

Las diferencias entre género, edad y región geográfica son tajantes y en general, los líderes aseguran que va a tomar un promedio de 17 años nivelar las condiciones para tener una inclusión equitativa y principalmente se atribuye el retraso a una cultura masculina arraigada, incluso los propios hombres están de acuerdo con ello.

 

De la conclusión a este estudio, se proponen siete pasos a seguir para que las empresas tengan un mayor avance en resultados y son:

 

1.- Cambia tú primero, pero el cambio debe ser auténtico.

 

2.-Todos los líderes o personas tienen que hacer lo suyo, el compromiso no se debe delegar, las acciones inspiran a los demás para actuar.

 

3.- La planeación respecto de la inclusión debe ser más enérgica, en el lugar de decir que las mujeres no tienen experiencia, deberíamos buscar la forma de generarla, de profesionalizar y sobre todo de desafiar estas ideas y pensar que es posible dar y conseguir la oportunidad para hacer un cambio

 

4.- Los líderes deben relacionarse con personas que valoren la inclusión y que busquen generar un equilibrio entre el trabajo y la familia, midiendo el éxito con base al rendimiento y la calidad de producción.

 

5.- Los programas donde se busque la inclusión de mujeres no funcionan por sí solos, si nosotros no generamos un pensamiento consciente y buscamos que existan más mujeres.

 

6.- Hay que aumentar la representación femenina en todos los niveles y en cada unidad de negocio, los de líderes deben saber exactamente dónde necesitan que estén las mujeres.

 

7.- Hay que ser responsables y llevar objetivos alcanzables y medibles, los negocios se tratan de resultados y de establecer metas en cada decisión de contratación.

 

Lo cierto es que las empresas que se han atrevido a realizar un cambio, han mostrado en sus resultados una alta productividad, altos resultados económicos, un impacto positivo en las relaciones interpersonales, un mayor énfasis hacia la investigación y el desarrollo. En conclusión, podríamos decir que la inclusión de más mujeres en el liderazgo empresarial arrojan un resultado altamente positivo, que al lado del liderazgo masculino genera un complemento de éxito que hace que las empresas se consoliden, por ello urge formar un equilibro pues los beneficios son muchos.

Advertisements