Hace tiempo ya que no se ve a las mujeres mazahuas utilizar la indumentaria que María Elena Velasco, conocida por muchos como la India María hiciera famosa a través de su personaje, en esas películas de comedia que caían en lo ridículo, pero que representaban a nuestros indígenas con ese estereotipo de gente buena e inocente. Les platico un poco de la vestimenta Mazahua para entender mejor la nota y el porqué de la importancia del a preservación de las tradiciones.

La vestimenta Mazahua, utiliza dos fondos lisos que representan la pureza, inocencia y optimismo además de que purifican la mente a los más altos niveles, utilizan un bordado con flores y animales que representan al campo y la naturaleza además de que dan estabilidad al inspirar la creatividad y simbolizar el éxito.

Las enaguas utilizan colores llamativos, los más utilizados son el:

Rojo; adecuado para expresar la alegría entusiasta y comunicativa. Es el más excitante de los colores, significa pasión, emoción, acción, agresividad y peligro. Al usarlo cotidianamente produce ansiedad de aumentos, agitación y tensión.

Verde: reservado y esplendoroso. Es el resultado del acorde armónico entre el cielo azul y el sol amarillo. Es el color de la esperanza y puede expresar naturaleza juventud deseo descanso y equilibrio, sin embargo al usarlo diariamente crea energía negativa.

Amarillo: irradia siempre en todas partes y sobre todas las cosas, es el color de la luz y puede significar egoísmo, celos, envidia, odio, adolescencia, risa, placer. Al portar comúnmente este color produce agotamiento y genera demasiada actividad mental.

Anaranjado: es el color del fuego flamante, ha sido escogido como señal de precaución. Puede significar regocijo, fiesta, placer; aurora y presencia de sol, esto aumenta la ansiedad.

Rosa: este color refleja ingenuidad, bondad, ternura, buen sentimiento y ausencia de todo mal.

Además de la enagua, se utiliza un mandil, utilizado principalmente en la cocina.
El Saco es el complemento del traje y se usa como blusa (ts’ikoto) y de la misma forma es de un color llamativo.

El saco o blusa utiliza una faja; Con figuras de animales, que pretender representar paz y tenacidad, quita dolencias y enfermedades. Con estrellas o flores de cinco picos representa la verdad, serenidad armonía, fidelidad, sinceridad y responsabilidad además de que tranquiliza la mente y disipa temores. Esta faja es utilizada por toda mujer que se encuentra embarazada, esta indumentaria es complementada con un rebozo, que tiene la función de acunar a los niños y permitir a las realizar sus actividades cotidianas sin tener obstáculos que las obstruya.

En caso de que no lo sepan queridos lectores el pueblo Mazahua tiene como principal asentamiento el noroeste del estado de México, en los municipios de Temascalcingo, San Felipe del Progreso, Atlacomulco, Ixtlahuaca, San José del Rincón, Villa Victoria, Donato Guerra y Villa de Allende, además de pequeños núcleos en el estado de Michoacán y emigrantes en el Distrito Federal.

Son tal vez las migraciones y la necesidad de incorporarse a los usos y costumbres actuales lo que provoca que un rompimiento entre las tradiciones y la actualidad.

Tuve la oportunidad de entrevistar a una mujer Mazahua, Reina Ramírez Torres y lo que me platicó invita a la reflexión.

“Los artesanos mazahuas vean amenazada su tradición y la cultura textil indígena por la situación económica que vive el país”, aseguró Reina Ramírez Torres, artesana mazahua. En entrevista explicó la manera en que los trajes típicos son confeccionados, y la enorme cantidad de trabajo que se encuentra detrás de su hechura.

Proveniente del Municipio del Oro, más exactamente de la localidad Santa Rosa de Lima, Estado de México, Reina apoyó su explicación mostrando fotos que son evidencia de todo el proceso de confección de un traje, el cual comienza con la fabricación de los colores y el teñido de los hilos, para luego dar paso a la elaboración del vestido.

Interesante la mención de Ramírez Torres, sobre el hecho de que su comunidad no produce colores en invierno, por lo cual es importante comenzar con este trabajo desde abril, o a más tardar en junio, cuando es color es mucho más intenso, y como ejemplo mencionó que los meses de julio y septiembre son ideales para la recolección de algunas flores.

Ramírez Torres abundó: “Una opción para obtener un tono es con la grana cochinilla. Para obtener el color rojo, primero se elabora la mezcla de limón, sal de estaño y cochinilla de la cual se obtiene un color rosa, después a esa agua se le agrega más limón y flores silvestres y esa es la receta para crear ese color rojo tan vivo y particular. Con estas tonalidades entintamos la lana, todo de forma natural, por eso no se pierde el color cuando se lava el traje, aun con agua caliente.”

Después de lo anterior la artesana habló de la elaboración de la lana, el bordado de los trajes y finalmente mencionó que la fiesta tradicional, comienza alrededor del 13 de agosto, cuando toda la gente porta estos trajes coloridos y le cantan las mañanitas a la santa patrona de su comunidad.

Mencionó las razones por las que las mujeres de su comunidad han dejado desde hace algún tiempo de utilizar faldas, porque el costo para elaborar esta prenda era alto, debido a que requiere de muchos ingredientes y el proceso de elaboración es muy minucioso. De hecho tuvo la idea de hacer lias o faldas para que las mujeres de su comunidad pudieran tener una propia, que ellas la elaboraran y le dieran un valor muy especial para lucirla con mucho orgullo, así como conservar la tradición de la indumentaria mazahua, así que organizó a un grupo de mujeres de Santa Rosa de Lima, este taller se llama Flores Silvestres, y es ahí donde las mujeres van a tejer sus propias lias.

Al preguntarle el porqué de que no elabore estos trajes para su venta, mencionó que el costo sería demasiado elevado y nadie pagaría un traje así. Por esa razón, sólo hace trajes para las mujeres de su pueblo, para recuperar la tradición de la vestimenta mazahua.

Es importante tener alas y volar muy alto, lograr metas, pero también de vez en cuando es vital voltear a nuestras raíces y enorgullecernos de vivir en un estado con tanta riqueza y policromía en cuanto a su cultura y su sensibilidad.

Por: Paloma Cuevas R.

@PalomaCuevasR

Advertisements

¿Qué te parece?