CUERNAVACA, Mor. (proceso.com.mx).- El pasado viernes 8 Francisco Eduardo Cruz Peña, residente de esta capital, presentó una denuncia contra el alcalde Cuauhtémoc Blanco Bravo y otros funcionarios del ayuntamiento por el delito de “defraudación fiscal y operaciones con recursos de procedencia ilícita”, por un monto superior a los tres millones de pesos.

La denuncia, cuya copia obra en poder de este medio, considera que “el ayuntamiento de Cuernavaca, Morelos no realizó el pago de enteros correspondiente al Impuesto Sobre la Renta (ISR) al Servicio de Administración Tributaria de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de los meses de enero, febrero y marzo del ejercicio fiscal del año 2016, por un total de $3,003,741.00”.
El denunciante hace referencia a informaciones periodísticas en las que se da cuenta de la detención del extesorero de Cuernavaca, Nelson Torres Mondragón, quien habría omitido pagar tres millones 258 mil pesos en 2011, lo que dice, derivó en la causa penal 42/2015 en el Segundo Juzgado de Distrito del Decimo Circuito Judicial, la que sirvió para detener en Quintana Roo al exfuncionario y trasladado al penal de Atlacholoaya, Morelos, en marzo pasado.
Entre las notas cita la publicada por este medio el 21 de marzo pasado: “Detiene la PGR a extesorero de Cuernavaca por defraudación fiscal”.
La denuncia se presenta contra el alcalde Cuauhtémoc Blanco Bravo, contra la síndica municipal Denise Arizmendi Villegas, el secretario general Roberto Carlos Yáñez Moreno, el secretario técnico (representante legal del exfutbolista) José Manuel Sáenz, el regidor presidente de la Comisión de Hacienda del Cabildo, Pedro Linares Manuel y el actual tesorero Alejandro Villarreal Gasca.
El denunciante asegura en su documento que los funcionarios “causaron prejuicio a la Hacienda Pública de la Federación”, y luego cita los artículos 108 y 109 del Código Fiscal de la Federación para sustentar los supuestos delitos: “comete delito de defraudación fiscal quien (…) omita total o parcialmente el pago de alguna contribución u obtenga un beneficio indebido con perjuicio del fisco federal”, es decir, quien omita total o parcialmente “los pagos provisionales o definitivos o el impuesto del ejercicio”.
La denuncia fue presentada a las 12 horas del pasado viernes 8 de abril en la Oficialía de Partes de la Procuraduría General de la República (PGR) en Cuernavaca, Morelos.
Segunda denuncia
No es la primera renuncia que se presenta contra Cuauhtémoc Blanco en los 100 días de su gobierno en Cuernavaca. Hace exactamente un mes, el 10 de marzo, la regidora del Partido Social Demócrata (PSD), Amelia Fernández Aguilar, solicitó al alcalde de Cuernavaca dar trámite a la denuncia ciudadana presentada en su contra y de cuatro de sus colaboradores por realizar obras de reencarpetamiento con recursos de procedencia ilícita.
De acuerdo con la edil, el ciudadano que se mantiene en el anonimato hasta ahora demanda “que la Contraloría municipal investigue y presente un informe ante el Cabildo sobre las condiciones en las que se han realizado las obras de reencarpetado (pavimentación) en el municipio de Cuernavaca”, mismas que de acuerdo con los dichos del alcalde, se han hecho por medio de donaciones de empresas.
Por ello además, se pide “transparentar el supuesto convenio de donación inexistente y se dé vista al Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado de Morelos para su investigación y para que, en caso de existir alguna irregularidad, se actúe conforme a derecho corresponda”.
Fernández Aguilar es madre de Erick Yair Salgado, exlíder del PRI en Cuernavaca y personaje muy cercano al exalcalde capitalino Manuel Martínez Garrigós, quien fuera uno de los principales aliados de la campaña y el equipo de Blanco Bravo, pero que luego rompieron de manera violenta.
Salgado ha sido acusado de utilizar la presencia de su madre en el Cabildo para obstaculizar las acciones y programas de Blanco.
Los otros funcionarios señalados en la denuncia, además del alcalde son: el secretario general del ayuntamiento, Roberto Yáñez Moreno; el tesorero municipal Alejandro Villarreal Gasca; así como el titular de la Secretaría de Obras Públicas.
Los delitos que dan sustento a la denuncia son “administración, operaciones con recursos de procedencia ilícita y uso de la función pública en perjuicio del erario del ayuntamiento” de Cuernavaca.
La regidora Amelia Fernández Aguilar es madre del exdirigente del PRI en Cuernavaca, Erick Salgado Fernández, brazo derecho del exalcalde capitalino Manuel Martínez Garrigós, uno de los aliados de Cuauhtémoc Blanco durante la campaña, pero que luego del triunfo fue hecho a un lado, lo que propició un rompimiento que se materializó en una guerra desde fuera del gobierno y, particularmente, dentro del cabildo.