Como el médico le había dicho que se quedara tranquilo, el hombre se despreocupó. Los días pasaron, el malestar seguía; pero no sólo eso: la supuesta “vena” había cambiado de posición. Esto lo hizo volver al hospital y pedir análisis, los que terminaron dándole una angustiante sorpresa.

Captura-de-pantalla-2016-04-08-a-las-16.14.01
Fuente

La marca roja en su pie se había movido y estaba más grande. Los doctores se dieron cuenta del error del médico anterior, pidieron exámenes y determinaron cuál era el verdadero padecimiento. El sujeto de 42 años tenía un parásito viviendo en su extremidad, el cual le estaba provocando una infección.

12933136_1579338149043815_3676903349006508961_n-850x566
Fuente

El gusano que le encontraron en el pie al hombre estaba dañando su salud. Éste generalmente vive en el estómago de los animales domésticos y se esparce por medio de sus excrementos. Los humanos pueden adquirirlo estando en contacto con las fecas, como por ejemplo al pasear sin zapatos por la playa o al tener contacto con tierra que tiene desperdicios de animales.

Él confió en sus instintos y evitó que el gusano siguiera creciendo.

Fuente: Upsocl