Por: Mónica Fragoso
 

Una fuga masiva de documentos expuso los bienes de líderes mundiales, políticos, actores, deportistas, empresarios, traficantes de drogas, tratantes de personas, terroristas, etc., y revela que se movieron en secreto miles de millones de dólares a través de bancos y empresas. 

La filtración se compone de 11.5 millones de documentos, y dejan claro que grandes bancos impulsan de manera importante la creación de compañías de difícil rastreo en islas o lugares de paraísos “offshore”. La revelación fue realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), que desde este domingo dio a conocer un estudio que, según explicaron, les llevó más de un año de análisis de investigación, donde participaron 370 periodistas de 78 países.

 Una sociedad “offshore”, es una compañía que no tiene una verdadera y tangible actividad económica o comercial, no son ilegales pero sirven de pantalla para transferir dinero, realizar operaciones financieras, abrir cuentas bancarias en el exterior, y realizar operaciones sin los cargos fiscales que tienen en los países de origen, es decir, son usadas para lavar dinero.

La principal firma panameña, Mossack Fonseca, había informado que recibió un ataque informático, ello para justificar la filtración documental. Los documentos cubren desde la década de los setenta hasta la fecha.

 Esta situación es considera la mayor filtración periodística de la historia, con mucho más información que la que divulgó wikileaks mediante cables diplomáticos estadounidenses.

 Respecto de este escándalo internacional, muchos de los involucrados han salido a desmentir los vínculos con la empresa panameña, otros han tratado de corregir algunos puntos de la información; sin embargo, esta información dará mucho que pensar, incluso las autoridades mexicanas, y las de cada país donde existen involucrados con lo revelado, ya han iniciado las investigaciones necesarias para posteriormente castigar a quienes pudieron cometer conductas delictivas bajo estas figuras de evasión de activos. Así que estaremos al pendiente, pues este escándalo seguirá dando mucho de qué hablar, aunque los antecedentes como lo ocurrido en Suiza, no se sancionó en lo absoluto a ningún mexicano.

Advertisements

¿Qué te parece?