El gobernador asistió al homenaje póstumo de cuerpo presente que se le realizó al artista maestro en el Aula Magna de la UAEM.

Leopoldo Flores Valdés, pintor, escultor y muralista mexiquense, originario de San Simonito, en el municipio de Tenancingo, creador del Cosmovitral de Toluca, y de importantes obras que reflejan un arte del pueblo, que son parte ya del patrimonio de la humanidad, recibió un homenaje póstumo de cuerpo presente que en el Aula Magna de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), que encabezó el gobernador Eruviel Ávila Villegas.

“Hoy nuestro hombre sol ha llegado a su Quinto Sol, ha sido un gigante, ha logrado volar, ahora se encuentra en su viaje a los orígenes para transformarse en claridad. Su principal don fue hacer el arte abierto, el arte del pueblo, el arte de la gente. La obra del maestro Leopoldo Flores queda para las presentes y futuras generaciones, y ya es patrimonio de la humanidad”, afirmó el mandatario estatal.

Al acompañar durante este homenaje a los familiares del artista mexiquense Leopoldo Flores, recibido entre aplausos por la comunidad universitaria y autoridades estatales y municipales, Eruviel Ávila destacó la trayectoria y el legado del artista mexiquense, fallecido este 3 de abril, como el Cosmovitral de la ciudad de Toluca, que en 2007 fue nominado como una de las 13 maravillas de México; además de su mural “La Justicia” que se encuentra en la Suprema Corte de Justicia de la Nación y simboliza la defensa institucional de los derechos fundamentales.

            Entre sus obras se encuentran también el mural con motivo de la celebración del Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana, ubicado en Palacio de Gobierno en la ciudad de Toluca; además de “Aratmósfera”, plasmada sobre las rocas del cerro de Coatepec y la gradería del Estadio Universitario de la UAEM, en la Ciudad Universitaria de Toluca.

También están “El hombre contemplando al hombre”, en la sede del Poder Legislativo estatal; “Alianza de culturas”, en la Alianza Francesa de Toluca; “En búsqueda de la justicia”,  que se encuentra en la Procuraduría General de Justicia de la entidad; la escultura “Tocando el sol”, en el edificio central de rectoría de la UAEM, entre otras.

“Don Leopoldo supo dejarnos ejemplo de fuerza al sobreponerse a la enfermedad del mal de Parkinson, padecimiento que no le impidió seguir pintando. A pesar de las adversidades, el maestro conservaba su sentido del humor y la pasión por su vocación artística. Esto lo hizo grande no solo como artista, sino como ser humano” apuntó.

El titular del Ejecutivo estatal expresó a nombre de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, la solidaridad de estas instituciones a los familiares de Leopoldo Flores, especialmente a su esposa, Dolores Almada de Flores, y posteriormente junto con el rector de la UAEM, Jorge Olvera García montaron una guardia solemne de honor.

Por su parte, el rector de la máxima casa de estudios en la entidad, manifestó que el maestro Leopoldo Flores fue un artista con profunda voz humana, un ícono de la cultura que dejó un magnifico legado a la humanidad, por la cual luchaba y creaba, y aseveró que su muerte equivale a la partida de Diego Rivera, Frida Kahlo, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, porque su obra siempre se vio inmersa en el reclamo social y expresar lo que el pueblo no podía decir.

Leopoldo Flores nació en 1936, estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes, en París, en 1962. En 2008 fue distinguido con el premio Excelsis, por la Global Quality Fundation; la UAEM le otorgó el doctorado Honoris Causa por su trayectoria; y en 1983 ganó La Presea Estado de México José María Velasco en artes plásticas, siendo el primero en recibir este reconocimiento en dicha modalidad.

Actualmente la UAEM guarda su legado en el Museo Leopoldo Flores.

Advertisements