Los padres de la niña humillada cuando un grupo de Scouts le vació refresco en la cabeza mientras ella lloraba y gritaba, según un video difundido en las redes sociales, decidieron no interponer ninguna denuncia penal, por lo que la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) archivó el caso.

En un comunicado, la dependencia mexiquense informó que los padres y la niña acudieron a la institución donde especialistas realizaron estudios a la menor y certificaron que no presentaba síndrome de niño maltratado ni algún daño físico.

“La diligencia arrojó que la menor no tiene lesiones físicas o contusiones. De igual manera, fue posible descartar que la pequeña presente síndrome de Kempe o de niño maltratado”, aseguró.

Además, dijo que los padres de la menor dijeron al representante social que no querían presentar ninguna denuncia contra nadie por la agresión a su hija.

La PGJEM agregó que, según el Código Penal del Estado de México, no encontró elementos que presupongan la posible comisión de algún delito por lo que se observó en el video.

Y declaró: “Por tales motivos, el representante social ha determinado enviar a archivo la noticia criminal iniciada”.

Tras esta decisión, la Procuraduría comentó que personal del DIF de Naucalpan se entrevistó con los padres de la niña y recomendó hacerles un seguimiento psicológico a corto plazo –entre cuatro o cinco sesiones–, para la menor y su madre.

Ésta deberá recibir asesoría en el DIF para obtener herramientas y habilidades de comunicación para que las utilice “de forma positiva en la adecuada formación y estimulación de su hija”.

El pasado miércoles 30 de marzo, el gobernador Eruviel Ávila pidió a la Procuraduría y al DIF mexiquenses investigar el hecho difundido en las redes que causó indignación social. El mandatario les ordenó determinar si las conductas aplicadas a la niña encuadraban en algún tipo penal o implicaban alguna responsabilidad.

Advertisements