El rector de la Universidad Autónoma del Estado de México, Jorge Olvera García, anunció a través de su cuenta en la red social Twitter, que, a los 84 años de edad, el maestro Leopoldo Flores Valdés falleció la noche de este domingo.
“A través de este mensaje me permito informar que nuestro Doctor Honoris Causa y gran artista mexiquense, el Maestro Leopoldo Flores Valdés ha fallecido”, escribió.
“Ante esta lamentable noticia, la UAEM y los universitarios externamos nuestro más sentido pésame a su Señora Esposa, hijos, familiares”, añadió.
“Descanse en paz el hombre cuervo, el hombre pincel, el hombre búho, el hombre vitral, el artista universal Leopoldo Flores” remató.

  
El pasado 18 de diciembre el maestro Leopoldo Flores fue trasladado de urgencia, en un helicóptero del Gobierno del Estado de México, al Instituto Nacional de Cardiología, en la Ciudad de México, por complicaciones en la cardiopatía que padecía.
El oriundo de San Simonito, municipio de Tenancingo, Estado de México, presentó un desvanecimiento y fue atendido por personal de Protección Civil de la máxima casa de estudios, institución que solicitó el apoyo de un helicóptero de los Relámpagos para trasladarlo a la capital del país para que recibiera atención médica especializada.
El 10 de febrero de 2016 fue dado de alta de ese nosocomio capitalino y comenzó un proceso de recuperación en su hogar, el cual culminó de forma fatal la noche de este domingo 3 de abril.

  
Leopoldo Flores seguía su producción artística en el Museo Taller que lleva su nombre en el Cerro de Coatepec, en Ciudad Universitaria, el cual dirigió también hasta su muerte.

 Toluca y al Estado de México en su conjunto; consta de 48 vitrales en una extensión aproximada de 3 mil 200 metros cuadrados, cuya temática es la dualidad universal, la oposición de la noche con el día, de la mujer con el hombre, del bien con el mal, una síntesis de expresión cosmogónica.
También destaca su magno mural “Aratmósfera”, elaborado sobre las rocas del cerro de Coatepec y la gradería del Estadio Universitario, donde el artista hace parte de la obra la naturaleza; el tema central es el nacimiento de la luz representado por un hombre que emerge del suelo y sube para tocar el cielo. Para su realización se contó la participación del público, dando inicio al movimiento al que llamó: Arte abierto.

En su obra, Leopoldo Flores plasma la parte negativa del hombre, denuncia los problemas sociales, la agresión del hombre, las pasiones que consumen a la humanidad.

En el año 2011 inauguró sus exposiciones Génesis de Tormenta y Apuntes de Taller, en el Museo Universitario “Leopoldo Flores”, esta última con dibujos nunca antes mostrados y extraídos de libretas personales del autor. En 2012 inicia trabajos en acrílico de una serie intitulada: La gran parvada de cuervos rojos, correspondiente a lo que él mismo llama arte parkinsoniano, la cual se inauguró en 2013.

  
Agencia MVT