La jefa delegacional en Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez, dijo que “no hay pleito” con la embajada de Belice en México por el retiro de sus enseres de la calle e informó que se puso en marcha un plan para reordenar el espacio público en torno a las sedes diplomáticas para que cuenten con cajones de estacionamiento exclusivo en sus frentes, en lugar de apartarlos de forma ilegal.

La representación de Belice en México se quejó ante la Cancillería del retiro de sus trafitambos, obstáculos para apartar un espacio en vía pública el pasado 23 de febrero, en un operativo del city manager delegacional, Arne aus den Ruthen; sin embargo, la delegada sostuvo que las sedes diplomáticas no pueden violar el Reglamento de Tránsito u otros ordenamientos que prohíben apartar la calle u obstruir el paso peatonal.

Explicó que, tras diversos operativos para liberar calles, hubo acercamientos con al menos seis embajadas, como Alemania, República Checa y Grecia, para que no reserven lugares por su cuenta y en cambio, se tramiten permisos ante la Secretaría de Movilidad.

“Estamos en este mecanismo con las embajadas para solicitar a Semovi balizar esos lugares, que se indique en el piso que es exclusivo para embajadas”, añadió Xóchitl Gálvez.

Sobre el caso de Belice, en Lomas de Chapultepec, recordó que “el problema era más grave porque el auto del embajador estaba sobre la banqueta; no es un pleito, abro el canal de comunicación con el embajador, no queremos tener problemas con Belice ni mucho menos, pero las sedes diplomáticas tienen que entender que cambiaron las leyes y hoy está prohibido estacionarse en la banqueta”.

Gálvez Ruiz aclaró que incluso al salir el nuevo Reglamento de Tránsito, la Secretaría de Relaciones Exteriores envió una carta a las embajadas para llamarlas a respetarlo.

La funcionaria respaldó el operativo hecho por Arne aus den Ruthen; sobre la crítica del servidor público a la representación de Belice, que incluyó la frase “A Bit Of Mother”, consideró que fue un juego de palabras y surgió por la incongruencia en el reclamo de la sede diplomática, por el maltrato a los árboles, en los cuales se sujetaban los tambos.

“[Arne] es un técnico que no es político, dice las cosas que piensa, yo soy la política en esta delegación”, dijo Xóchitl Gálvez en la entrevista.

Redacción de El Universal

Advertisements