El pleno de la Cámara de Diputados se iluminó este martes con la presencia en este recinto de la “lumbrera en conocimiento” y sencillez del niño Carlos Antonio Santamaría Díaz quien, en compañía de sus padres, fue recibidos por los legisladores.

El niño de nueve años fue invitado por la Comisión de Ciencia y Tecnología de San Lázaro, que preside el diputado José Bernardo Quezada Salas, y el presidente de la Mesa Directiva, Jesús Zambrano Grijalva, quien durante la sesión resaltó su tenacidad y dedicación.

Carlos es un ejemplo de tenacidad y constancia, pues a sus nueve años de edad ha demostrado el conocimiento y las actitudes necesarias para concluir con éxito programas especializados para licenciatura y posgrado”, indicó.

Zambrano Grijalva expuso que el pequeño, visiblemente apenado por los aplausos de los legisladores, ha adquirido conocimientos sobre la concepción global de la química “de cómo se efectúan las reacciones, a qué cosa dan origen, así como su caracterización”.

Carlos también descubrió cómo está constituida la materia a partir de técnicas muy complicadas, “así adquirió conocimientos sobre principios de equilibrio en disolución y espectroscopía infrarroja de resonancia magnética nuclear y espectroscopía de masas”.

Esto en el marco del diplomado Química Analítica”, impartido por la Universidad Nacional Autónoma de México, resaltó el legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Estudiantes como Carlos Santamaría traerán a México grandes cambios para la ciencia, la tecnología y la innovación que el país requiere y especialmente, “diría yo”, en el ámbito del sistema educativo, añadió.

El perredista contó: “nos decía sus padres que (Carlos) no puede desarrollar sus estudios de primaria y secundaria por su misma situación y características (…) están batallando para ver si se hace una consideración especial por parte del Sistema Educativo Nacional, por la UNAM, para que pueda seguir desarrollando sus aptitudes”.

Al felicitar a ambos padres y al niño, en especial, les dijo que siguieran adelante y no cejaran; luego el infante subió hasta la curul de la presidencia de la Mesa Directiva, con Jesús Zambrano, quien lo recibió con cariño.

Ahí lo saludaron los integrantes de la Mesa Directiva, quienes volvieron a aplaudirle; Zambrano aprovechó para charlar brevemente, y le preguntó si quería ser diputado, a lo cual Carlos respondió con toda sinceridad que no.

El legislador comentó al pleno: “dice que no quiere ser diputado, a pregunta expresa”, a lo que todos rieron, y continuó, “si va a ser un científico ejemplar, para qué lo traemos a estas lides legislativas. Bien, muchas gracias Carlos y felicidades de nueva cuenta”.