La Jeep Wrangler Sahara modelo 2014 fue reemplacada en la Ciudad de México.

México.- Patricia ‘estrenó’ su vehículo que compró en una agencia autorizada, pero sin saber que anteriormente ¡fue robado con violencia en Veracruz y reemplacado en la Ciudad de México!

Se trata de un Jeep Wrangler Sahara modelo 2014 que adquirió en la concesionaria Volvo en Avenida Parque Lira 91, en la colonia San Miguel Chapultepec.

De acuerdo con Reforma, el pasado 3 de marzo le entregaron la camioneta por la que pagó 430 mil pesos pero no le dieron la factura, porque le explicaron que tendrían que hacer el trámite de alta de propietario.

Patricia no sospechó y dejó correr el tiempo, mientras se hacía uso del automóvil. Una semana después personal de la misma agencia le informó que su vehículo tenía un reporte de robo: En octubre de 2015, en Veracruz se la arrebataron a su dueño.

“Yo estuve de viaje después de que nos dieron la camioneta, pero mi hijo la estuvo usando, salió varias ocasiones, pero me dicen: ‘perdón pero la camioneta tiene reporte de robo y mejor ni la mueva’, eso me sorprendió mucho, me dicen que se acababan de dar cuenta que era robada”, contó Patricia al mencionado rotativo.

“Ya investigando nos enteramos que ellos (la agencia) la habían comprado a una casa de empeño en Veracruz y fue reemplazada en el Ciudad, a pesar de que las placas originales y el número de serie del vehículo tienen reporte de robo, aquí les dieron unas placas nuevas”, relató.

La mujer exigió la devolución del su dinero, el cual apenas se le entregó en tanto que el vehículo lo tuvo en su casa por varios días, por temor de que fuera identificado y ella misma o alguno de sus familiares terminara en el Ministerio Público.

De acuerdo con su abogada, “ahora es un delito comprar un vehículo robado y no verificar, y soy penalmente responsable, creo que eso no se vale, uno no compra en la calle para no tener problemas y resulta que pasa esto, y los ciudadanos somos los afectados”.

Personal de la agencia Volvo recogió la camioneta el 22 de marzo, y Patricia ya no supo cuál fue su destino.