Jamás entró en pánico y aprovechó la oportunidad para fotografiarse con el delincuente.

El secuestro en Chipre del avión de EgyptAir, pese a recordar la angustia vivida la semana pasada en el aeropuerto belga de Zaventem, nos trajo de último minuto una historia de verdadera hilaridad.

Tan sólo veinte minutos después de despegar de Alejandría rumbo a El Cairo, Mustafá, un egipcio separado de una chipriota, obligó al comandante, Omar Yamal, a desviar el Airbus A320 con 55 pasajeros a bordo y 7 tripulantes, hacia el aeropuerto de Lárnaca en Chipre.

Sin embargo, Innes, un auditor de seguridad y salud, quien formaba parte de los rehenes, no entró en pánico y aprovechó la oportunidad para fotografiarse con el delincuente.

La foto, histórica por la oleada de risas que provocó gracias a la mueca con la que aparece Innes, se viralizó rápidamente en redes sociales. Claro, el hombre se sintió casual junto al secuestrador.

Con información de elsalvador.com