, México, 27 de Marzo.- Habitantes de municipios como Ixtlahuaca, Almoloya de Juárez, Jocotitlán y Atlacomulco se apoderaron de las casetas de pago de peaje en la autopista Toluca-Atlacomulco, y permitieron el paso libre de automóviles, como una expresión más de la inconformidad ante la construcción de una nueva vialidad concesionada de cuota en la región.
Bernabé Montoya, vecino de Mavoró, a nombre de los inconformes, refrendó la exigencia de cancelar el pago de peaje en la vía Toluca-Atlacomulco, “para recuperar la carretera Panamericana”, para la cual sus ancestros aportaron tierras de forma voluntaria, las cuales ahora son explotadas por una compañía que ostenta la concesión de la vía.

Quienes se autodenominaron como “indígenas de la zona norte del Estado de México” rechazaron la construcción de una nueva autopista concesionada, para lo cual están siendo afectadas sus tierras, y señalaron que no permitirán que esa obra continúe hasta que se les garantice que se les devolverá la actual autopista para que sea una vía libre, sin pago de peaje, por la que puedan circular todos los habitantes de la región.

“Necesitamos una carretera libre, sin pago de peaje, por la que puedan circular ricos y pobres, abierta a todo el mundo, de cuatro carriles, no el caminito que nos dejaron como vía libre, llena de topes y que ya está toda destruida” insistió Bernabé Montoya.

Señaló que esta es la principal demanda de los habitantes de 17 municipios por los que atraviesa la vía, además de la construcción de puentes peatonales y puentes agrícolas por donde puedan cruzar con maquinaria pesada. “No queremos los puentecitos que dejaron por donde no cabe ni un tractor”, dijo.
Los inconformes también exigieron el compromiso del Gobierno del Estado de México para crear un programa de manejo forestal para recuperar los miles de árboles que se deforestaron con la construcción de la carretera, el cual prevea el seguimiento en el desarrollo del arbolado.
“No que vengan un planten unos cuantos árboles y los dejen ahí que se sequen, que los cuiden, que garanticen que crezcan y que nos los entreguen cuando ya estén grandes y arrojen toneladas de oxígeno para los habitantes de la zona norte del Estado de México”, precisó Montoya.

Por último, advirtieron que la zona norte del Estado de México “se está calentando” ante la incapacidad para asumir compromisos y tomar decisiones a favor de resolver este conflicto.

“Lo que pase más adelante será responsabilidad de las autoridades del Estado de México que no son capaces de responder a nuestras demandas, de aquí no nos vamos a mover, pase lo que pase”, insistieron.

Fuente: MVT

Advertisements

¿Qué te parece?