Ciudad de México. Los hogares en México destinaron directamente más de 410 mil millones de pesos para atender sus necesidades de salud en 2014, detectó la Cuenta Satélite del Sector Salud de México dada a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
Esa cantidad representó 40.3 por ciento del gasto de consumo final relacionado con la salud, el cual incluye, además de los gastos de las familias, las erogaciones realizadas por “las instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares y el gobierno”, indicó.
Al cuantificar el trabajo no remunerado que los hogares destinan al cuidado de la salud, precisó el organismo, se observó que éste fue equivalente a cerca de 174 mil 419 millones de pesos en 2014, por lo que el gasto total, directo y a través del trabajo efectuado, ascendió a 585 mil 400 millones de pesos durante ese año.
En medicamentos las familias gastaron alrededor de 261 mil millones de pesos, una cantidad que representó 63.5 por ciento del gasto directo de los hogares en salud, lo que parece confirmar que la mala salud es un buen negocio.
En consultas médicas las familias emplearon casi 70 mil millones de pesos, poco más de una cuarta parte del gasto en medicamentos; unos 34 mil 100 millones de pesos se gastaron en “bienes y servicios de apoyo”, tales como servicios de seguros médico, desinfectantes y dentríficos. En servicios hospitalarios los hogares pagaron en 2014 alrededor de 30 mil millones de pesos, mientras que destinaron alrededor de 30 mil millones de pesos al “otros servicios asociados al cuidado de la salud”, como laboratorios, ambulancias y residencias de salud.
La Cuenta Satélite del Sector Salud, explicó el Inegi, “integra todas las actividades económicas que directa e indirectamente están relacionadas con la prevención, recuperación y mantenimiento de la salud de la población, así como a las instituciones públicas cuya facultad es regular y administrar estas actividades económicas”.
El valor total de la producción de bienes y servicios finales del sector salud, más el trabajo no remunerado de los hogares destinado a la prevención, curación y mantenimiento de ella, se cuantificó en 907 mil 774 millones de pesos en 2014, una cantidad que representó 5.3 por ciento del producto interno bruto del país.
A su interior, 80.7 por ciento del llamado producto interno bruto ampliado del sector salud, esto es, alrededor de 732 mil 574 millones de pesos, correspondió al valor generado por la producción de bienes y servicios.
“En particular, las actividades de servicios hospitalarios y de atención ambulatoria participaron con el 22.2 por ciento y 17.5 por ciento, respectivamente. El resto (41 por ciento) se distribuyó en el comercio de bienes relacionados con la salud, la producción de medicamentos, lentes y material de curación, las actividades de administración pública de la salud y la producción de otros bienes y servicios relacionados con ella”, asienta el organismo.
Por su parte, el valor del trabajo no remunerado en el cuidado de la salud, por parte de los hogares, contribuyó con el 19.3 por ciento restante del producto interno bruto ampliado del sector en 2014, unos 175 mil 200 millones de pesos.

La jornada 

Advertisements

¿Qué te parece?