La ola de violencia desatada entre el 20 y 25 de marzo en los municipios guerrerenses de Acapulco y Coyuca de Benítez ha dejado al menos 22 personas asesinadas en distintos actos ocurridos en plena Semana Santa, según un recuento documentado por fuentes de seguridad pública.
El pasado domingo autoridades poliaciacas reportaron la muerte de tres personas originarias de Acapulco en la laguna de Coyuca de Benítez y una más en la colonia La Sabana del puerto guerrerense.
Para el martes, hombres armados y cubiertos del rostro ingresaron a las instalaciones de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del municipio de Acapulco, situadas en la colonia Renacimiento, donde dispararon contra directivos de la sucursal.
Lee la nota completa…

Advertisements