El próximo domingo 3 de abril cambia la hora, por lo que durante la madrugada de ese día entraremos al horario de verano, así que a las 2:00 de la mañana, en realidad serán las 3:00. Es decir, el reloj se adelantará una hora y así los días serán más largos.

Lo más recomendable es adelantar la hora la noche del sábado 2 de abril, antes de ir a dormir, o incluso el viernes, ya que con el cambio de horario se ve afectado el comportamiento de las personas, principalmente el estado de ánimo y los hábitos, pero estos se regulan en un periodo no mayor a diez días.

Para las personas que son sensibles a estos cambios de horario, se recomienda evitar las siestas diurnas en los primeros días, para así conciliar el sueño durante la noche; así como ajustar el reloj y seguir un horario regular para levantarse y acostarse, incluso los dos primeros fines de semana o días de descanso.

El principal motivo por el que se realiza el cambio de hora es para ahorrar energía y aprovechar la luz del día; fue Benjamin Franklin quien, en 1784, descubrió la posibilidad de ahorrar velas durante las noches de verano.

Sin embargo, la costumbre comenzó a extenderse en 1974, tras la crisis del petróleo, cuando muchos países se dieron cuenta de la posibilidad de aprovechar mejor la iluminación.

Pero no todos los países adoptan este horario, incluso los que sí implementan esta medida lo hacen en diferentes fechas; por ejemplo, Estados Unidos cambió el horario el 13 de marzo igual que las zonas fronterizas de México; en Europa el horario cambiará este domingo 27 de marzo.


Advertisements

¿Qué te parece?