El payaso conocido como “Tony Tambor”, estaba haciendo su trabajo en una fiesta infantil en Hermosillo, Sonora, sin embargo fue golpeado por los familiares de un niño, sólo porque perdió en el juego de la papa caliente.

Después de lo sucedido, el Ayuntamiento de Hermosillo dio a conocer que uno de los agresores era un policía municipal, por lo que fue cesado. El ahora expolicía, Héctor Manuel Rivera Ojeda, es hermano de Myriam Rivera Ojeda, madre del niño que fue eliminado de una de las dinámicas del payaso, lo que desató la agresión.

El gobierno municipal informó en un comunicado: “Después de analizar el caso se determinó que el agente Rivera Ojeda, de 46 años de edad, actuó de forma indebida de acuerdo a su investidura como servidor público y policía municipal, que está para servir y proteger a la población, por lo tanto procedimos a procesarlo de manera inmediata; pues se encontraron los elementos suficientes para solicitar su baja de la corporación porque aunque no se encontraba en funciones al momento de la agresión, su investidura le obliga a mantener un comportamiento ejemplar”.

Los hechos ocurrieron el domingo alrededor de las 19:20 horas (20:20 tiempo de la Ciudad de México) cuando entró una llamada a emergencias al 066, se dio el reporte de que en el fraccionamiento Oasis Lantana, un payaso estaba siendo agredido a golpes por tres hombres; al lugar llegaron unidades de la Policía Municipal, quienes también fueron golpeados, por lo que dos agentes resultaron con lesiones. El payaso fue trasladado de emergencia al hospital.

Myriam Rivera Ojeda, quien incitó a la violencia, ha dicho en sus primeras declaraciones ante las autoridades, que durante la fiesta el payaso se estuvo burlando de su hijo y que incluso le estaba haciendo ‘bullying’; pero negó que entre los agresores hubiera policías y que uno de ellos fuera su familiar, por lo que fue desmentida por el Ayuntamiento de Hermosillo.

El payaso que fue golpeado, Marco Antonio Vázquez, quien se hace llamar “Tony Tambor”, se presentó ante el Agente del Ministerio Público del Fuero Común para ratificar su denuncia; en ese lugar se encontró con quines lo agredieron, y le lanzaron la advertencia de que lo van a contrademandar por el acoso del que supuestamente fue objeto el niño.

Por ahora “Tony Tambor” fue dado de alta en espera de que su ojo derecho reaccione a un tratamiento, y después ser sometido a un procedimiento para curar su retina que se desprendió por los golpes.

El proceso legal sigue en curso y podría llegarse a un acuerdo para una indemnización económica.

 – Aristegui Noticias

Advertisements