Este viernes 25 de marzo a las 12:00 horas se llevará a cabo, por las principales calles de la ciudad de Puebla, la Procesión de Viernes Santo, evento que cumple su aniversario número 25 y que espera congregar a más 150 mil personas.

La procesión partirá de la Catedral a las 12:00 horas, después de un mensaje inicial del Arzobispo Víctor Sánchez Espinoza, y rodeará el zócalo para tomar la Avenida Juan de Palafox y Mendoza y dar vuelta en la 4 oriente por la que se conducirá hasta la 11 norte, al “Gallito” (11 sur y Reforma). Después del segundo mensaje del Arzobispo, regresará por Reforma hasta el Zócalo y al atrio de la Catedral, alrededor de las 15:00 horas.

En razón de este paso de la Procesión, se producirá el cierre de los paraderos del Servicio Ruta de Paseo Bravo y Mercado de Sabores de las 12:00 a las 15:00 horas (El servicio que viene de la dirección norte con sentido al Paseo Bravo, dará vuelta en la 10 Poniente y retornará con dirección al Norte. El transporte que viene de la zona sur de la ciudad de Puebla, retornará en la esquina de la 11 Poniente y 11 Sur, y regresar a la zona sur de la ciudad).

Tradición de 25 años

En esta manifestación de la Semana santa en Puebla, rescatada desde el año 1992, imágenes religiosas recorren las calles de Puebla, escenificando los misterios de la redención, culminando en punto de las tres de la tarde en la Catedral, para recordar la muerte de Jesucristo.

Desde el inicio de esta nueva etapa cinco imágenes fueran cargadas en el cortejo, dos de la Virgen María y tres de Jesucristo. Las dos primeras aluden al momento dramático, pues son la Virgen Dolorosa y la Virgen de la Soledad y las otras de Jesús cargando la cruz a cuestas.

Son cinco las imágenes que encabezan el recorrido: la Virgen Dolorosa del Carmen, obra quizá del siglo XVIII (atribuida a José Villegas Cora), que se encuentra en la capilla de Santa Teresa del Templo del Carmen; Nuestra Señora de la Soledad, de factura sevillana de finales del siglo XVII y que dio origen al templo y al convento anexo de religiosas Carmelitas descalzas

La imagen de Jesús de las Tres Caídas, que se venera en el Templo de Analco, es la tercera en la procesión. La leyenda cuenta que cuando estaba siendo tallada, el escultor no permitía ninguna presencia, salvo un ciego. Cuando estaba concluida el ciego le pidió al maestro tocar el rostro de la imagen y recuperó la vista de inmediato.

La de Jesús Nazareno de San José es una imagen de finales del siglo XVI. Su escultor Jerónimo Rodríguez fue aprehendido por la Inquisición, logrando que su imagen fuera al Tempo de San Pedro, donde empezó su veneración. Las autoridades decidieron trasladarlo a la parroquia de San José, donde dio lugar a la Cofradía de Nazarenos, que es la más antigua de la ciudad. La devoción dio lugar a la construcción de una suntuosa capilla y a un culto que perdura hasta nuestros días.

Finalmente, el Señor de las Maravillas es la imagen más venerada de la ciudad. Cuenta la historia que las religiosas agustinas de Santa Mónica la ganaron en una rifa. Una novicia descubrió que durante la noche, la imagen era azotada por dos soldados romanos. El suceso causó conmoción y dio lugar a la gran veneración. Su nombre proviene de las maravillas que su devoción ha logrado.