La generación de un día internacional dedicado al agua fue recomendada durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo, celebrada en el año de 1992 en Río de Janeiro, por ello se designó al 22 de marzo de 1993 como el primer día mundial del agua, y de ahí cada año se hace un llamado a los diferentes Estados para consagrar este día con la realización de actividades concretas encaminadas al fomento de la conciencia pública para buscar la conservación y desarrollo de los recursos hídricos.

De igual forma se realiza un llamado para aprovechar y poner en práctica de las recomendaciones del Programa 21. El Programa 21 es un plan de acción exhaustivo que habrá de ser adoptado universalmente por las organizaciones del sistema de Naciones Unidas, donde se reconoce que el agua es un elemento indispensable para el desarrollo los recursos hídricos y la gama de servicios que presta juegan un papel clave para la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental.

En México, solo el 14 por ciento de la población recibe agua potable todo el año, cuatro de cada cinco personas compra agua embotellada, el 70 por ciento de los mexicanos considera que no hay equidad en la prestación del servicio de agua potable.

Sin duda, el cuidado del agua es el desafío más grande que enfrentamos en el mundo, pues en muchos lugares la escasez de este recurso ha generado enormes problemas incluyendo conflictos armados; por ello este día toma gran relevancia no solo en el manejo, uso y reúso, si no en la conservación y la defensa de la gestión sostenible del agua, donde todos, de forma colectiva e individual, podemos participar haciendo conciencia y realizando acciones que protejan este gran recurso, pues sin él no podríamos vivir.

Advertisements

¿Qué te parece?