Ciudad de México— Kate del Castillo cree que haber dudado de que con un sueldo de actriz de Televisa se pueda comprar un inmueble como la llamada Casa Blanca de Angélica Rivera, influyó en la manera en que el Gobierno mexicano la ha vinculado con Joaquín “El Chapo” Guzmán, a raíz de su captura.

En la segunda parte de la entrevista que concedió a Carmen Aristegui y que se transmitió ayer por CNN, la actriz dijo que ese tipo de declaraciones que ha hecho, incluyendo el tuit en el que decía que creía más en El Chapo que en el Gobierno, la han perjudicado.

“Sin duda, creo que sí. No fue un buen momento para mí ni para el Gobierno mexicano, y creo que todas esas cosas no me ayudan. A lo mejor ella (Rivera) sí tuvo un contrato millonario; a mí me parece atípico.

La protagonista de “La Reina del Sur” dijo que por la forma en que han actuado las autoridades mexicanas, tiene miedo de regresar a México.

“Lo que tengo miedo es que me están inculpando, porque mi presunción de inocencia ya ha sido completamente violada, y están diciendo que me llaman como testigo. Y como testigo no tengo ningún derecho de nada. Entonces puedo ir a México, me van a agarrar y me pueden poner en arresto domiciliario y darme los peores 80 días o las 24 horas más nefastas de mi vida, o me pueden cambiar el estatus (de testigo a indiciada)”, declaró la actriz.

Dijo que volverá al País una vez que se arreglen las cosas de acuerdo con la ley, aunque considera que en todo este proceso hay un trasfondo político.

“Al ver todo lo que está sucediendo y todo lo que pasó en México y cómo me destrozaron, digo, esto es un problema político, porque no es normal lo que han hecho conmigo, sinceramente.

“Hay algo ahí de trasfondo, que es lo que todavía no entiendo. No sé si es mi comentario de la ‘Casa Blanca’, no sé si fue para hacer una gran telenovela, como lo han estado haciendo para tapar los grandes problemas de México. No sé, pero de que me agarraron a mí ahí en medio y he pagado por todo esto.”.

Interrogada acerca de si el gran error del capo fue haberla contactado y que eso condujo a su captura, Kate lo atribuye a que Guzmán bajó la guardia, pues duda que Sean Penn o alguien ajeno lo hubieran delatado. Rechaza que su encuentro haya sido un factor fundamental para seguirle la pista.

“Sí creo que se descuidó. Yo decía: ‘¿Cómo puede ser posible que esté texteándome tanto tiempo, tan seguido?’”.

La procuradora dijo que era por nosotros, yo no creo. ¿Cómo vamos a tener nosotros más inteligencia que la DEA, la CIA o el Gobierno mexicano de saber en dónde está ‘El ‘Chapo’? Nosotros fuimos el 2 de octubre, y luego a él lo agarraron el 8 de enero.

“Mi intención nunca fue mala. A lo mejor haría cosas diferentes, pero yo no sabía que todo esto se iba a convertir en lo que se convirtió. Y yo creo que eso él lo sabe, por eso no tengo miedo del Cártel. Tengo miedo de que el Gobierno mexicano se quiera desquitar conmigo y que quieran seguir llamando la atención en lugar de ver los problemas realmente importantes”.

Su plan, continuó la charla, sigue siendo el de llevar a la pantalla grande la vida del narcotraficante, en ficción o como documental. Eso sí, sin trabajar con Penn ni los productores cercanos a Oliver Stone, pues se siente dolida por cómo se dieron las cosas.

“Quiero hacer una investigación muy, muy a fondo de todo lo que se vaya a decir en esa película, porque yo no sé del tema. Sé muy poco y necesito documentarme bien.

“Sean Penn, no. Uno de los Bichir podría ser, cómo no. Se me hace que Bruno. Creo que a Bruno le quedaría muy bien. No sé si yo voy a interpretar a algún personaje. Mejor la produzco”, recalcó.

Y aseguró que, al igual que en la polémica carta que publicó en 2012, de que creía más en “El Chapo” que en los gobiernos, hoy piensa del mismo modo.

Reforma