Su fotografía apareció en las cámaras de seguridad del aeropuerto de Zaventem junto con los hermanos Khalid y Brahim El Bakraoui, quienes empujan carros con supuesto equipaje donde llevarían los artefactos que hicieron estallar minutos después en el aeropuerto y que causaron 31 muertos y 270 heridos.