“No es fácil” es una de las frases que mejor sintetiza el sentir de los cubanos ante las dificultades que muchos sufren cada día.

La usan para describir sus problemas económicos o para explicar por qué no pueden pintar o hacer arreglos en sus casas desde hace décadas.

La usan cuando no pueden aprobar una materia en la universidad o cuando deben hacer filas de más de una hora para recibir la ración de pollo que les toca al mes o subirse a una guagua (autobús).

Sólo los cubanos saben bien cuáles son las dificultades de vivir en Cuba y por eso llevan décadas repitiendo esta frase.

No como una excusa, sino como una explicación.

Y fueron precisamente estas dos palabras las que más escuchó BBC Mundo en un recorrido por las descuidadas calles de los barrios de Centro Habana y La Habana Vieja.

Esas calles por las que no pasó el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en su visita a la isla que empezó este domingo.

Mas Información BBC

Advertisements

¿Qué te parece?