La Habana. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tuvo una “traductora” de lujo en La Habana: su hija Malia, que le ayudó a romper la barrera idiomática con el cocinero de un paladar (restaurante privado) de La Habana durante su histórico viaje a Cuba.

Pete Souza, fotógrafo oficial de la Casa Blanca, compartió en la red social Instagram una fotografía en la que se puede ver a Obama y su hija riéndose con el chef del restaurante privado donde él y su familia cenaron el primer día en La Habana.

“El presidente y Malia comparten risas mientras Malia traduce del español al inglés para su padre en un restaurante en la Vieja Habana”, escribió Souza en el pie de foto.

“Su español es mucho mejor que el mío”, explicó Obama en una entrevista con la cadena de televisión estadunidenses ABC News cuando le preguntaron acerca de aquel momento en que su primogónita le hizo de traductora. “Espero que ella tenga la oportunidad de perfeccionar su español”, añadió el mandatario.

Obama confesó que lamentaba no haber aprendido español en la escuela, pero consideró que su acento es “bastante bueno”.

“Mi vocabulario es equivalente al de un niño de dos años”, bromeó Obama, quien dijo que le hubiera gustado aprender español pero que durante su presidencia no ha tenido tiempo de tomar clases de idioma.

Obama chapurreó el español durante el discurso al pueblo cubano que hizo hoy en el Gran Teatro de La Habana.

“El cubano inventa del aire”, “El futuro de Cuba tiene que estar en las manos del pueblo cubano”, “Todos somos americanos” y “Sí, se puede” fueron algunas de las frases que pronunció Obama en español en el discurso.

Los Obama cenaron el domingo en el paladar San Cristóbal en el vecino distrito de Centro Habana, un barrio de calles estrechas y construcciones coloniales, algunas de ellas muy deterioradas.

El restaurante está especializado en comida cubana con elementos españoles y atiende sobre todo a turistas y visitantes extranjeros, debido a los precios demasiado elevados para el bolsillo de los locales.

Según un informe del Instituto Cervantes, se habla más español en Estados Unidos que en España. En Estados Unidos residen 41 millones de personas que hablan español de forma nativa, a lo cual se suman 11.6 millones de personas bilingües, un grupo conformado principalmente por los hijos de los inmigrantes hispanos del país.

Advertisements