En esta temporada vacacional de Semana Santa, el 100 por ciento de las playas de los 17 estados costeros del país son aptas para uso recreativo, de acuerdo a los resultados del análisis de la calidad del agua de mar realizado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en coordinación con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Según las estadísticas, las playas que el año pasado sobrepasaron los límites máximos permitidos de 200 enterococos (bacterias fecales) por cada 100 mililitros de agua, en 2016 arrojaron resultados dentro de la norma.

Por ejemplo, la playa La Principal, ubicada en Zihuatanejo, Guerrero, que en 2015 registró 870 enterococos, ahora reportó 25, mientras que la playa Tlacopanocha, en el Puerto de Acapulco, pasó de 249 a 109 enterococos por cada 100 mililitros.

En el caso de Campeche, en Ciudad del Carmen, playa Norte, que en 2015 tenía 856 enterococos, este año registró 14; playa Norte II pasó de 880 a 10; Playa Zacatal de 677 a 20 y playa Manigua de 464 a 14 enterococos por cada 100 mililitros de agua.

La Semarnat y Cofepris tomaron más de dos mil muestras en alrededor de 260 playas de destinos turísticos, entre el 19 de febrero y el 11 de marzo pasados.

Históricamente las playas más contaminadas de México fueron playa La Roqueta y playa Tlacopanocha ubicadas en Acapulco, Guerrero, que en 2014 tuvieron un registro de dos mil 143 y mil 607 enterococos, pero que en la más reciente medición obtuvieron concentraciones de 36 y 109 por cada 100 mililitros de agua de mar.

De acuerdo con la Cofepris, la calidad de agua para uso recreativo en centros turísticos es un factor primordial para garantizar la protección de la salud de los usuarios.

Estudios en agua marina y playas indican que las enfermedades de las mucosas, de la piel y digestivas asociadas con los bañistas están directamente relacionadas con los niveles de contaminación fecal.