Esta festividad se expandió porque muchos irlandeses emigraron a distintos paises y continuaron con sus tradiciones.

Pero, ¿quién era San Patricio?

Bueno, realmente se llamaba Maewyn Succat y nació en Escocia donde era un oficial romano cristiano, cuando era muy joven fue secuestrado por unos piratas, que lo llevaron a Irlanda y lo obligaron a trabajar como esclavo.

Un día, tuvo la gran oportunidad de escapar y mudarse a Francia, pero tuvo una señal divina, por lo que decicidó regresar y predicar el catolicismo.

Conforme compartía el catolicismo, construyó iglesias y así fue como ganó popularidad, se valía de un trébol para explicar a quien le escuchaba qué es la Santísima Trinidad.

Cuenta la leyenda, que en la catedral de Dublín estaba el pozo que el hombre bautizaba a quienes se convertían al catolicismo.

Murió en el año 461 y fue enterrado en Saúl (Stragford Lough), el lugar en el que había construido su primera iglesia. 

  
LOS DESFILES

Grandes desfiles recorren Irlanda para conmemorar a San Patricio. Pero no solo hay desfiles en Irlanda, también en Nueva York, donde el 17 de marzo de 1762 un grupo de soldados irlandeses alistados en el Ejército británico comenzaron a marchar por las calles que entonces era un territorio colonial, e instauraron una tradición que aún pervive.

San Patricio también es conmemorado en lugares como Chicago, Boston, Toronto, Moscú, Argentina, Japón y México

Redacción Terra