El republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton vencieron ayer en las primarias de Florida y dieron así un gran paso para lograr la nominación de sus partidos a la Casa Blanca. El rotundo triunfo del magnate en ese estado del sur, acabó con las aspiraciones del senador nacido en Miami, Marco Rubio, quien anoche mismo decidió abandonar la contienda, no sin antes advertir, en clara referencia a Trump, que “la política divisionista dejará a Estados Unidos como una nación fracturada”.

“El país está en la mitad de una tormenta política real; un tsunami verdadero que todos deberíamos verlo venir”, destacó.

El millonario neoyorquino no logró, sin embargo, llevarse la corona completa, ya que el gobernador de Ohio, John Kashich, se adjudicó los 66 delegados de su estado, en su primer triunfo de la contienda, al vencer al magnatepor más de diez puntos, lo que le da impulso para mantener su apuesta para llegar a la presidencia.

Trump, ganó también Carolina del Norte, Illinios, y las Islas Marianas del Norte, donde obtuvo el 73 por ciento de los votos y ganó 9 delegados. En Misuri, hasta el cierre de esta edición, iba arriba con el 41 por ciento de los votos, muy cerca de Cruz, con el 40.7 por ciento.

EL RETO

A pesar del imparable avance del magnate, todavía le faltan 618 delegados de los mil 237 requeridos para alcanzar la nominación en la Convención Nacional Republicana de julio próximo que se celebrará en Cleveland, Ohio, aunque sus triunfos de anoche le allanaron el camino para que ello suceda, ya que supera por dos a uno en número de delegados a su adversario más cercano, el senador por Texas, Ted Cruz, quien cerró la noche con 394 delegados, frente a los 619 de Trump.

Del lado demócrata, la noche fue para la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, quien se adjudicó Florida con el 64 por ciento de los votos, Ohio con el 57 por ciento, Carolina del Norte con el 55 por ciento e Illinois con más del 50 por ciento, cumpliendo su objetivo de alejarse cada vez más del senador independiente por Vermont, Bernie Sanders, quien hasta el cierre iba adelante en la disputa codo a codo con Clinton por Misuri.

En su discurso de la noche, Clinton dijo que el presidente de Estados Unidos debería unir al país y abogar por el pago igualitario para las mujeres. “Deberíamos estar rompiendo barreras, no construyendo muros”, dijo la aspirante.

En su pronunciamiento para celebrar las victorias, Trump felicitó a Rubio y dijo que “tiene un gran futuro”. Además reiteró que nadie en la historia ha recibido la propaganda negativa que sobre él ha caído. “La gente quiere ver fronteras seguras, Fuerzas Armadas reconstruidas, buenos negocios”, dijo el magnate. “Estoy cansado de ver como las compañías se van del país, pero esta, fue una noche fantástica: ganar en los estados por los márgenes que lo hicimos… Tenemos que unificar a nuestro partido”, agregó Trump desde su club Mar A Lago en West Palm Beach, Florida.

Minutos después, desde Houston, Texas, Ted Cruz también felicitó a Rubio por haber encabezado una campaña “fuerte y optimista”, e hizo un llamado a los simpatizantes del senador a incorporarse a su campaña presidencial.

Sanders, por su parte, criticó de nuevo el “sistema electoral corrupto” en Estados Unidos.