Estatales recibieron la confirmación del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) de que los restos encontrados en el rancho El Limón corresponden a uno de sus hijos, como lo había establecido con anterioridad la División Científica de la Policía Federal, según trascendió después de la reunión que sostuvieron este miércoles en la Secretaría de Gobernación (Segob).

Al término del encuentro que se prolongó por más de dos horas, los familiares de las víctimas se negaron a conversar con los medios de comunicación, ya que dijeron que primero querían procesar los datos, mientras que Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de la Segob dijo que toca a los padres dar a conocer la información sobre las nuevas pruebas de ADN practicadas al hueso del cráneo que pertenece a Bernardo Benitez Arroniz.

“El resto que fue puesto a consideración de los forenses argentinos, es uno, es un resto óseo y la información con respecto a ese resultado será dado a conocer por los familiares”, indicó.

En entrevista, Campa Cifrián reveló además que los familiares fueron informados de la detención de cinco civiles pertenecientes al Cártel Jalisco Nueva Generación, quienes tuvieron que ver con la desaparición de los jóvenes el pasado 11 de enero, que se suman a las otras ocho aprehensiones de elementos policiacos.

“Dimos a conocer información de un grupo de cinco personas que fueron detenidas y que están siendo puestas a disposición del juez, se trata de civiles, se trata de presuntos integrantes del crimen organizado; en uno de los casos, es una persona que estuvo presente en el rancho El Limón cuando sucedieron los hechos, y en los otros casos, que por distintos motivos tienen relación con los hechos”, comentó.

El subsecretario de Derechos Humanos de la Segob agregó que los demás restos hallados por la Policía Federal y la Fiscalía General de Veracruz todavía no hacen “match” con el ADN de los otros tres jóvenes entregados por policías al crimen organizado.

Según el sitio “Vanguardia”, el pasado mes de febrero, se dio a conocer que con base en restos óseos y una mancha hemática recogida en el rancho El Limón, se logró identificar a Bernardo Benitez Arroniz y Alfredo González Díaz, lo que fue puesto en duda por los familiares de los desaparecidos, quienes pidieron el apoyo de los forenses argentinos.

En la reunión a puerta cerrada con los padres de los cinco desaparecidos de Tierra Blanca estuvieron también presentes Manelich Castilla, comisario de la Gendarmería y Jaime Rochín, titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

Advertisements

¿Qué te parece?