Por Hil Rodríguez

Con dos jugadores menos y de manera milagrosa, el Necaxa consiguió su boleto a la semifinal de la Copa MX, luego de vencer en tanda de penales 6-5 al conjunto de Tijuana.

Sin duda fue un duelo agónico para los Rayados; al 30’ se anotaban un autogol y si eso no fuera suficiente, ya en la recta final, al 82’ y 84’, dos de sus jugadores habían sido mandados a los vestidores. 

No obstante los Rayos no bajaron la cabeza y en el último minuto del tiempo regular Isijara, el autor del autogol, enmendó su falta y con un potente remate de cabeza puso el empate del partido mandándolos a penales. 

Gracias a la falla de Leiton Jiménez y al atajadon de Jesús Gallardo, portero de Necaxa ante el penal de Gandolfi, los Rayos de Necaxa se quedaron con el triunfo. 

Ahora los Rayos esperan al ganador del duelo entre Juárez y Cruz Azul para conocer a su rival en la antesala de la final.