Autoridades señalaron que 19 de los heridos se encuentran graves; se cree que dos de los fallecidos eran los autores de lo que fue el tercer gran atentado que sufre la capital turca desde octubre.

El ministro de salud, Mehmet Muezzinoglu, dijo que 19 de los heridos estaban en condición grave. Añadió que 30 personas murieron en el lugar y otras cuatro a su llegada al hospital. Se cree que dos de los fallecidos eran los perpetradores.

El ministro del interior, Efkan Ala, dijo que el ataque, ocurrido en un momento en el que Turquía se prepara para lanzar una operación militar a gran escala contra combatientes curdos en dos ciudades, no frenará los esfuerzos del país en su combate al terrorismo. Confirmó que el estallido del coche bomba fue dirigido a civiles en una parada de autobús en Ataturk Bulvari, cerca de la plaza Kizliay.

Según informaciones oficiales, el artefacto explotó en torno a las 16.45 GMT en los alrededores del parque Güven, cerca de la plaza Kizilay, rodeada de una zona de ocio y comercios, y que no está lejos del barrio diplomático de la capital.

El ataque aún no ha sido reivindicado ni hay todavía datos ni especulaciones sobre quién podría haberlo perpetrado.

La detonación del coche bomba se produjo cuando pasaba por una parada de autobús, en la que había mucha gente esperando.

El ministro turco de Sanidad, Mehmet Muezzinoglu, informó hoy ante la prensa de que entre los muertos hay uno o dos supuestos terroristas suicidas.

Además, entre los heridos, ingresados en 14 hospitales, hay 19 que se encuentran en estado crítico.

Por otra parte, el ministro turco de Interior, Efkan Ala, señaló que la explosión fue un “atentado terrorista” dirigido contra la población civil del país.

“Lo condenamos. Aquellos que lo perpetraron no van a conseguir sus objetivos”, señaló el ministro.

“Civiles esperando en una parada de autobús fueron atacados por un coche en movimiento. Fue un atentado terrorista”, aseveró Ala.

En cuanto a la posible autoría del ataque, el ministro dijo que la investigación ha arrojado ya serios hallazgos aunque la organización responsable del ataque será declarada cuando todas las pericias hayan terminado.

Nadie se ha responsabilizado del ataque, aunque militantes curdos y el grupo Estado Islámico han realizado atentados en la ciudad recientemente. Un grupo de extrema izquierda también ha estado activo en Turquía.

La fuerza de la explosión fue tal que dañó numerosos coches y autobuses urbanos en la plaza, asegura la emisora de noticias turca NTV.

Apenas una hora después de la explosión, el Consejo Audiovisual de Turquía (RTÜK) vetó la emisión de imágenes del lugar del atentado, alegando que estaba prohibido “mostrar cuerpos sin vida”.

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, convocó poco después de la explosión una reunión de seguridad de su gabinete a la que acudieron también los jefes del Estado Mayor del Ejército y los responsables de los servicios de inteligencia.

El partido pro-kurdo HDP, acusado por el ejecutivo islamista que preside Recep Tayip Erdogan de ser cercano a la guerrilla kurda PKK, condenó en un comunicado este “abominable ataque” en la forma “más vehemente posible”.

“Queremos subrayar que estos dolores que sufre nuestro pueblo no van a alejarnos de nuestros sentimientos fraternales (entre kurdos y turcos)”, agregó la nota del HDP, el tercer partido del Parlamento.

Hace dos días, la embajada de Estados Unidos en Turquía había alertado de una posible amenaza terrorista cerca del barrio diplomático de Ankara e instado a sus ciudadanos evitar esa zona.

El centro de Ankara vivió el pasado 10 de octubre el peor atentado de la historia de Turquía, con 103 muertos, cuando dos suicidas se hicieron saltar por los aires en medio de una manifestación a favor de la paz en el país.

La Justicia turca acusa a elementos yihadistas locales, relacionados con el Estado Islámico (Dáesh) de haber perpetrado ese ataque, aunque nadie ha reivindicado el atentado.

El pasado 17 de febrero se produjo otro ataque, éste con un coche bomba suicida en un barrio residencial de Ankara, en el que murieron 29 personas, casi todos militares, al paso de un convoy que transportaba soldados a sus viviendas.

Aquel acto fue reivindicado por los llamados “Halcones de la Libertad del Kurdistán” (TAK), un grupúsculo escindido del ilegal Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

A diferencia de ese ataque, las víctimas de hoy parecen ser en su enorme mayoría civiles.

Información AP, EFE