Sao Paulo, Brasil.— Una pareja brasileña sufrió un aparatoso y fatal accidente en Sao Paulo, Brasil, cuando el hombre chocó su BMW 335 a 150 kilómetros por hora contra un puente.

El vehículo quedó destrozado, partido por la mitad y por las heridas el conductor murió en la ambulancia cuando era atendido.

Milagrosamente, la acompañante resultó sin rasguño alguno. Todo a su alrededor eran metales retorcidos, pero la mujer estaba allí, sentada tranquilamente, como si nada hubiera ocurrido.

Las personas que se apresuraron a ayudar a la pareja contaron que la mujer estaba en evidente estado de shock, completamente abstraída de la realidad, revisando su bolso y hablando por teléfono.

Siete 24

Advertisements