Por: Isa Arzate Libien
Voy creciendo, voy envejeciendo, pero… Estoy evolucionando???
Dicen por ahí : “Del dicho al hecho hay mucho trecho”.
Pues bueno, querido lector he de decirte que eso de la congruencia es parte fundamental para la evolución, para ser realmente quienes proclamamos ser y no sólo la idea que vendemos.
Ahora bien, por qué nos sentimos en la necesidad de ser alguien que no somos, o en su contraparte, por qué no somos quienes realmente queremos ser?!
Imagínate que vives tu vida a una velocidad poco disfrutable, donde te exiges tanto que te terminas perdiendo del punto: a dónde voy y para qué? “Quien soy?”.
Fuerte, cierto?…
Pero todo esto puede tener un final feliz, si “tan sólo” eres congruente entre esa pequeña distancia de lo que hablas, y lo que eres; y qué resulta de esto?, la verdadera respuesta que lleva al “YO SOY”.
Cuando no soy congruente entre mis palabras y mis acciones, es por una simple razón.
             No es lo que yo quiero hacer!
Ahora habrá que ver desde donde no lo quiero hacer…
1- Desde el ego?
2- Desde el corazón?
3- Desde mi intuición?
Si es desde la primera, sabemos que es capricho tu incongruencia, pesadez y renuencia a ser la mejor versión de ti.
Si es cualquiera de las otras dos opciones…, CEDE!!!
Véncete ante ti mismo!
Ante tu ego, ante tu propia e impresionante manipulación!!!
Vence aquello que te hace creer que gracias a lo que eres hoy, eres feliz; pues porque cuando te ves al espejo, ves a un fantasma aún preguntándose en qué momento se perdió se sí mismo…
A NADIE LE DEBES LA CONGRUENCIA, MÁS QUE A TI MISMO!!!
VIVE, no existas
AMA, no poseas
LIBERATE EN PAZ, no en condicionamientos que tu mente y pensamiento amaestrado de falsas creencias impuestas por “no se quien?!”, te exige.
A NADIE LE DEBES LA CONGRUENCIA, MÁS QUE A TI MISMO!!!
Ahora si…
RESPIRA, estas contigo.
Agradezco infinitamente este espacio a SéUno, así como te agradezco a ti lector, es un honor compartir y ser parte de ustedes.
***********

Advertisements