Este año no será mejor que los anteriores para Petróleos Mexicanos respecto a la restitución de reservas de hidrocarburos. Entre 2013 y 2015 las reservas del país han caído 14.6%, equivalente a 6,400 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

El director general de la empresa productiva del Estado adelantó que la reducción de 100,000 barriles diarios de petróleo, este año, en la plataforma de producción tras el aplazamiento de inversiones en proyectos cuyo costo de producción rebasa los 25 dólares tendrá un efecto poco favorable en el libro de incorporación de reservas.

González Anaya explicó a diputados de la Comisión de Energía que después del ajuste a la baja en el gasto de la empresa se invertirá menos en proyectos que van desde la exploración hasta la producción. A través de los trabajos de esta cadena las empresas petroleras identifican los hidrocarburos que yacen en el subsuelo, posteriormente los clasifican en recursos prospectivos y por tipos de reservas: 1P (probadas), 2P (probables) y 3P (posibles). Para esta industria, uno de los activos más valiosos son las reservas de hidrocarburos ?gas y crudo- debido a que de la disponibilidad de éstos depende el abasto de producción.

En México, el 2012 y 2013 fueron los mejores años en cuanto a restitución de reservas se refiere. Durante este periodo la recuperación de hidrocarburos fue de 101.1% y 104.3%. La restitución de reservas se refiera a que las empresas petroleras deben encontrar hidrocarburos para la producción de un nuevo barril de crudo por cada barril que extraen del subsuelo.

El informe de las Reservas de hidrocarburos de Pemex al 1 de enero de 2015 detalla que entre el 1 de enero del 2014 y el mismo mes del año siguiente “las revisiones tuvieron un efecto negativo. La reserva 3P (posible) disminuyó 2,801 millones de barriles de petróleo crudo equivalente. Las razones principales se centran en los decrementos originados por la desincorporación de reservas probables y posibles, debido a estudios de actualización realizados en los campos”.

En este mismo periodo las reservas totales 3P disminuyeron de 42,158 millones de barriles de petróleo crudo equivalente a 37,405 millones de barriles “debido a la extracción de la producción de 2014, así como a resultados no favorables de pruebas piloto de inyección de agua, como método de recuperación secundaria en los campos del activo Aceite Terciario del Golfo (en Chicontepec), lo que dio lugar a un ajuste en las reservas posibles”.

Así entre 2014 y 2015 la restitución de hidrocarburos disminuyó a un 67.8% y 67.4%, respectivamente. Además de los efectos técnicos -de revisión- el descenso de la recuperación de reservas ocurrió en un contexto de menores precios del crudo internacional y con ello de ajustes en las inversiones en la industria.

Pemex estuvo inmersa en estos efectos, la petrolera se alejó de la meta de producción establecida en 2.4 millones de barriles y terminó el año en 2.24 millones.

González Anaya aseguró a los legisladores que si bien este año volverá a caer la tasa de restitución “se recuperarán con creces” cuando Pemex concrete alianzas con empresas privadas para continuar con la evolución de los proyectos diferidos en el corto plazo y los de alto riesgo de inversión. Por ahora la empresa trabaja en la migración de las áreas asignadas en la Ronda Uno a los esquemas de inversión de farmouts que les permite compartir riesgos financieros y tecnológicos.

Del mismo modo, la plataforma de producción podría llegar al volumen de los 2.24 millones de barriles de petróleo del año pasado. Para este 2016, después del recorte al gasto la empresa ajustó a 2.130 millones de barriles la producción.

Sin embargo, el tiempo de la recuperación de los precios nadie lo conoce aunque el consenso del mercado coincide en que “no bajarán más”.

Así con un precio promedio de 25 dólares por barril es mantener la inversión y con ello la estabilidad de la plataforma de producción, “no es un reto menor”, planteó José Antonio González Anaya.

Redacción Economia Hoy

Advertisements