Un joven delgado vestido de traje tragaba saliva y parpadeaba al repetir que no guardaba rencor.

Luis Donaldo Colosio Riojas, hijo del fallecido ex candidato a la Presidencia del mismo nombre, viajó por primera vez a la ciudad donde fue asesinado su padre hace más de 20 años.

La noche del viernes ofreció una conferencia, La Esperanza de un Mexicano, en el auditorio de la ciudad y a la que asistieron apenas unas 300 personas a pesar de que los organizadores anunciaron lleno total; el espacio puede albergar hasta 5 mil.

El joven se presentó con una hora de retraso. Ni siquiera políticos del PRI —al que representara en vida su padre— respondieron a la convocatoria.

Colosio Riojas se hospedó en un hotel en la ciudad de San Diego. En Tijuana sólo estuvo pocas horas y además canceló un evento en el que visitaría la colonia Lomas Taurinas, lugar donde su padre fue asesinado de dos tiros en 1994.

A pesar de que el joven viajó a la ciudad en un momento estratégico, ya que en unos días su padre cumple 22 años de muerto, condicionó su visita y exigió que ni la prensa o el público lo cuestionara sobre el hecho.

En todo momento se mostró serio, incluso confesó que hay momentos en que siente la sombra de su padre, un político sonorense carismático y que en los últimos años para algunos, se ha convertido en un mártir.

Aunque dejo claro que es un tema que ha superado e incluso lo obligó a ver mas allá de la desgracia que azotó a su familia en 1994, cuando murió primero su padre y meses después su madre, enferma de cáncer.

“Desde ese entonces y para siempre conocería el significado de la palabra asesinato. Me sucedieron tantas cosas y tan rápido. Tardé muchísimos años en comprender lo que me pasó en tan sólo unas semanas. Durante años cargue con rencor con ira. Lamentándome”, explicó.

El próximo 23 de marzo se cumplirán 22 años del magnicidio, orquestado, según la versión oficial, por Mario Aburto Martínez.

Redacción El Universal

Advertisements

¿Qué te parece?