A partir de la recaptura de Joaquín El Chapo Guzmán, ocurrida el 8 de enero pasado en Los Mochis, Sinaloa, el capo emprendió una campaña político-mediática a través de sus familiares y abogados para buscar acuerdos, sean con el gobierno de México o con el de Estados Unidos. La estrategia del líder del Cártel de Sinaloa es evidente y está enfocada en presionar con sus mensajes en busca de mejores condiciones carcelarias, expusieron especialistas en entrevista con EL UNIVERSAL.

Los expertos Samuel González, ex director de la Unidad Especializada en Delincuencia Organizada de la Procuraduría General de la República (PGR); Ivonne Acuña Murillo, académica del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana; Víctor Gordoa Gil, rector y fundador del Colegio de Consultores en Imagen Pública, así como el abogado penalista Ricardo Sánchez Retana, quien ha defendido a acusados por presuntos vínculos con el narcotráfico, coincideron en que el líder del Cártel de Sinaloa tiene un objetivo definido al enviar a sus abogados y familiares ante los medios, y tiene asesoramiento en el manejo de información.

Desde antes de su reaprehensión, Guzmán Loera quería exhibir su imagen en una película autobiográfica y contactó a la actriz Kate del Castillo para que se encargara del filme. El 2 de octubre de 2015 la también empresaria y el actor Sean Penn se reunieron con el capo. Esa fue la primera entrevista con la que el narcotraficante pensaba dar a conocer su imagen en medios.

Sin embargo, su estrategia mediática dio un giro a partir del 8 de enero cuando fue detenido. Quien se encargó de continuar la táctica fue su esposa Emma Coronel, quien concedió una entrevista a la cadena Telemundo en la que aseguró que su esposo recibe malos tratos en el penal de El Altiplano.

La campaña continuó con el equipo de abogados. José Asunción Rodríguez dijo que su cliente busca negociar su entrega a Estados Unidos, como medida desesperada ante el trato que recibe en la prisión; Juan Pablo Badillo, otro integrante de su equipo, inició una huelga de hambre en la entrada del penal de máxima seguridad en la que está preso, por supuestas violaciones a sus derechos humanos, y las hermanas del capo aparecieron ayer por vez primera en público, al igual que una entrevista de la hija mayor del capo, Rosa Isela Guzmán.

La campaña. La académica Acuña Murillo indicó que el Cártel de Sinaloa opera como una compañía trasnacional y eso incluye el manejo de información e imagen. “Está presionando al gobierno mexicano y manda señales al de Estados Unidos para una posible negociación; él es un negociador. Al ser uno de los cárteles más poderosos del mundo que opera como empresa, tiene gente preparada en las mejores universidades, tiene profesionales que lanzaron una estrategia político-mediática para buscar mejores condiciones. No busca su libertad, buscan negociar”, señaló.

Coincidió con el ex zar antidrogas Samuel González, quien expuso que existe una campaña clara, aunque hasta el momento no ha obtenido nada por parte de los gobiernos mexicano y estadounidense.

“Mediáticamente sí está teniendo un impacto su campaña. Si se mide en rating es exitosa, pero si se mide en efectividad no tanto, porque hasta el momento no ha conseguido nada. Los familiares y abogados son altavoces de los mensajes, son los transmisores de los mensajes de Guzmán; es una estrategia de comunicación en la que el gobierno no se ha doblado”, sostuvo.

La académica Acuña Murillo reiteró que es una clara estrategia en la que El Chapoestá bien asesorado para mandar advertencias y chantajes para tener los beneficios que antes tenía en el penal de El Altiplano.

“Son mensajes para los dos gobiernos para ver quién ofrece más; con México quiere regresar a los privilegios que antes tenía en el penal para un mejor trato. Más libertad en la cárcel. Es un chantaje para que el gobierno mexicano le restituya el estatus que tenía antes de su escape, pero es un arma de dos filos, porque si le dan los privilegios de antes podemos pensar en un tercer escape”, comentó.

Luego de la entrevista que se dio a conocer en la que Rosa Isela Guzmán, hija del narcotraficante,  asegura que El Chapo tenía un acuerdo con el gobierno y que tiene cómo documentar el financiamiento de campañas políticas, la académica dijo que es un chantaje.

Samuel González expuso que no hay duda de que se trata de una campaña en contra de las reglas que está imponiendo el gobierno de México en la que no se permite un trato diferente para el capo.

“La información que tiene de supuestos financiamientos en campañas políticas, que recibe malos tratos, son presiones. Es un juego que lleva Guzmán Loera, aunque si tiene esa información sería interesante saber qué campañas financió y quién se pone nervioso”, explicó.

Para entender la imagen que trata de proyectar actualmente Joaquín El ChapoGuzmán se debe de tener en cuenta la figura mítica de “Robin Hood”, así como la necesidad de la proyección mediática como una herramienta para la obtención de beneficios en la cárcel.

El experto en imagen pública Víctor Gordoa dijo así que el capo está jugando con esas cualidades populares como las que tenía Robin Hood, quien les quitaba bienes a los ricos para dárselos a los pobres.

El Chapo Guzmán se le escapa dos veces al gobierno haciendo ver a a éste como incapaz, deficiente, y entonces su figura adquiere la personalidad de una denuncia ambulante viva acerca de lo que el gobierno mexicano es. Estoy hablando de la identidad emocional de El Chapo, en el que veremos que cuenta con el sentimiento favorable de una parte de la población”, sobre todo aquellos que fueron beneficiados por las actividades ilícitas del narcotraficante, quien también buscó de esa forma construir base social.

“En el caso de El Chapo se han generado sentimientos positivos en la gente que ha recibido beneficio de la actividad ilícita del Chapo Guzmán y esto crea un caldo de cultivo en donde pueden cosecharse manifestaciones públicas, como las que se han dado en favor de una liberación de ese personaje, que se convierte en legendario, pero que en la vida real es un delincuente”, explica.

Autor del libro El poder de la imagen pública, Gordoa Gil señaló que parte de la estrategia de los defensores del narcotraficante es mantenerse en medios de comunicación nacionales e internacionales, porque “si estás en los medios de comunicación eres importante y eres verdad; si no estás, no existes”, detalló.

Para el abogado Ricardo Sánchez Retana, El Chapo Guzmán está en su legítimo derecho a realizar estrategias que resulten en la obtención de mejores condiciones carcelarias a las que actualmente tiene.

“Los derechos humanos y la dignidad del reo no pueden ir por encima de la seguridad penitenciaria. Él está en su legítimo derecho de tener mejores condiciones dentro de la cárcel”, dijo el litigante.

Redacción de El Universal