Este caso es realmente terrible. Hace pensar sobre la crueldad con la que se trata a los animales y sobre lo que puede llegar a hacer un hombre para salvar a otro ser humano.
En el este de Rusia una mujer fue atacada por un enorme oso polar. Ella trataba de escapar del animal pero, cada vez que hacía un intento, éste volvía y le daba un zarpazo con sus garras o le mordía el cuerpo. La situación duró varios minutos, el lugar parecía estar deshabitado.
De pronto, apareció un hombre que le comenzó a lanzar objetos para ayudar a la posible víctima fatal. La mujer aullaba de dolor y no sabía cómo protegerse.
Este caso es realmente terrible. Hace pensar sobre la crueldad con la que se trata a los animales y sobre lo que puede llegar a hacer un hombre para salvar a otro ser humano. En el este de Rusia una mujer fue atacada por un enorme oso polar. Ella trataba de escapar del animal pero, cada vez que hacía un intento, éste volvía y le daba un zarpazo con sus garras o le mordía el cuerpo. La situación duró varios minutos, el lugar parecía estar deshabitado. De pronto, apareció un hombre que le comenzó a lanzar objetos para ayudar a la posible víctima fatal. La mujer aullaba de dolor y no sabía cómo protegerse.

El hombre daba vueltas por la zona, buscando una manera de resolver la situación. Al ver a un perro, decidió tomarlo en sus brazos y arrojárselo al oso para supuestamente salvar a la mujer. El animal golpeó contra el suelo y luego aulló de dolor cuando el oso lo atacó. 

Algunos aseguran que la mujer le gritaba para incentivarlo a arrojar al perro, sin embargo, no está totalmente claro

Aparentemente esto sucedió en Chukotka, cerca de Alaska, una región en el este de Rusia. Ya varios grupos animalistas han repudiado el hecho y se iniciaron las investigaciones para considerar sanciones.

Fuente: Upsocl