Mejorar la nutrición de la población es el gran reto de América Latina y El Caribe, no sólo garantizar la seguridad alimentaria sino también nutricional, afirmó  José Graziano da Silva, director general de la  Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Al hacer el lanzamiento oficial del Año Internacional de las Legumbres, Graziano da Silva comentó que aunque la región va por buen camino para garantizar la seguridad alimentaria, actualmente se ha sumado la preocupación de la nutrición, por lo que destacó la importancia de promover los productos locales, los cuales son fundamentales para asegurar la alimentación de las comunidades más pobres.

“Ese es el gran reto que tiene América Latina y El caribe en este momento, vamos en buen camino para asegurar la  seguridad alimentaria pero tenemos que agregar a ahora la preocupación con la  nutrición, seguridad alimentaria y nutricional es nuestra meta, y para lograr esa seguridad nutricional hay que agregar a los commodities productos locales, frutas, legumbres, huevos, leche fresca y legumbres, que aquí están a nuestra disposición”, apuntó en el marco de la 34 Conferencia regional de la FAO para América Latina y El Caribe

Comentó que se ha reunido con ministros de los países de la región, a quienes les ha propuesto elegir el producto de entre las legumbres el más importante, desde el punto de vista nutricional, para que la FAO los promueva a nivel mundial, a fin de rescatar aquellos productos tradicionales y diversificar los cultivos, para evitar que fenómenos meteorológicos como la sequía se traduzcan en sequía.

“Ahí cuando viene una sequía eso se transforma en hambruna, no es necesario que en una sequía pase hambruna lo podemos evitar, lo  podemos hacer es valorando esos productos locales, el frijol es un gran ejemplo,  pero hay muchos otros desconocidos, lo que queremos con este año de legumbres es darles a esos productos desconocidos llevarlos a la mesa de nuestra gente, de nuestro pueblo”, enfatizó.

En ese sentido, el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, José Calzada Rovirosa, indicó que el país hay un gran consumo de frijol, sin embargo, apuntó, que tres cuartas partes de la producción de esta leguminosa, es en temporal, y en muchas ocasiones sin tecnificación,  con poco apoyo gubernamental, por lo que resaltó el compromiso que tienen los gobiernos con la agricultura familiar.

“El hecho de que los gobiernos tengamos un mayor compromiso con ese tipo de agricultura familiar y con ese tipo de productos que son muy nuestros, que están en las entrañas de nuestra historia, es muy importante para los países, y es una política que la FAO quiere fortalecer”, dijo.

Mencionó que los productores de alimentos deben de interactuar con otras áreas involucradas, como salud y medio ambiente, para alcanzar una mayor sustentabilidad, ya que “no es solamente acabar con el hambre, sino es acabar con el hambre de manera sostenible”, destacó el titular de Sagarpa.

Comentó que hay un interés con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), de promover políticas públicas para no deforestar y para evitar que los apoyos que otorga la Sagarpa no incentiven esta práctica. Adelantó, que próximamente anunciarán una campaña que ha trabajado con la  Semarnat en materia de deforestación.

Calzada Rovirosa destacó que el papel que juega la dependencia que encabeza en el reto de garantizar la seguridad alimentaria y nutricional es la producción de alimentos.

“Nuestro papel es producir suficientes alimentos para que lleguen a la mesa de los mexicanos”, subrayó.

Redacción de eluniversal.com.mx